in ,

Hombre acampa fuera de un refugio para poder adoptar a su perro favorito.

El Dr. Brian Eberhart, tuvo la oportunidad de conocer a un perrito llamado Elliot, y desde ese día supo que haría todo lo que estuviera a su alcance para llevarlo a casa con él. Elliot es un pequeño Border Collie sin hogar que llegó al refugio de animales de Palm Springs a comienzo del mes de marzo para encontrar una familia.

Era muy tímido y tenía miedo de las personas, pero sus ojitos tristes derretían los corazones de todo aquel que lo conocía. Por esta razón, Elliot fue llevado a un hogar de acogida para que se acostumbrara a ser un perro de interior y cambiara su personalidad.

Allí conoció al Dr. Brian Eberhart, un ortodoncista jubilado que vivía al lado de su hogar temporal.

Anthony Mercurio, gerente de comunicaciones del refugio, comentó a The Dodo:

«El vecino de Eberhart era el tutor de crianza temporal de Elliot, por lo que tuvo la oportunidad de conocerlo y enamorarse de él».

Luego de estar un tiempo en su hogar de acogida, Elliot estuvo disponible para adopción y el Dr. Eberhart quería ser el primero en la lista.

Aquel día, temprano en la mañana, los trabajadores del refugio se llevaron una sorpresa al llegar y encontrarse al Dr. Eberhart sentado en una silla. El hombre estaba leyendo un libro junto a la puerta principal, parecía tener mucha paciencia y el personal no entendía qué hacía allí.

Anthony añadió:

«Notamos que el Dr. Eberhart acampó frente al refugio… y descubrimos que estaba allí para adoptar a Elliot. Otras personas también vinieron esa mañana, pero una vez que se enteraron de que no abrimos hasta la 1 pm ese día se dieron por vencidos y se fueron».

El Dr. Eberhart nunca abandonó su lugar, estaba convencido de que Elliot valía la espera y solo quería volver a encontrarse con él. Finalmente, llegó el momento de encontrarse con Elliot, y el perrito no pudo contener su emoción cuando vio quién estaba en el refugio para verlo.

https://www.tiktok.com/@palmspringsanimalshelter/video/7076410460991655214

Cuando se encontraron, se saludaron y demostraron que ambos estaban muy felices, parecía que Elliot lo reconocía y supiera la razón por la que estaba allí.

Anthony agregó:

«¡Elliot actuó como si se estuviera reuniendo con un viejo amigo y era obvio para nosotros que había una coincidencia allí!».

Aquel día, el Dr. Eberhart pudo adoptar a Elliot y, desde ese entonces, su nuevo nombre es Leo, un curioso acrónimo de «Love Each Other» (amarnos unos a otros).

Desde que Leo encontró a la familia perfecta, siempre quiere estar cerca de sus seres queridos, ya sea acurrucado en el sofá o mordisqueando los talones de papá.

Anthony finalmente añadió:

«Es un chico inteligente, juguetón y feliz que siempre debe tener ojos en sus humanos».

No hay ninguna duda de que el Dr. Brian Eberhart y Leo van a tener la vida más emocionante y feliz juntos.

Si quieres ayudar a los perritos sin hogar, puedes hacer una donación al refugio de animales de Palm Springs.

Deja un comentario