in

Hombre se arrastra en una pequeña cueva para rescatar a 9 cachorros.

Eldad Hagar, fundador de Hope For Paws, una organización de Los Ángeles dedicada a rescatar a los animales abandonados, pasa la mayor parte de su tiempo buscando y rescatando perros sin hogar, y muchos de esos perros no siempre son fáciles de rescatar, pero él siempre encuentra una forma de hacer que funcione, incluso cuando un rescate parece casi imposible. Esta vez se introdujo en una pequeña cueva para rescatar a 9 pequeños cachorros escondidos en el interior.

El clip de este rescate es en memoria de su querida amiga y rescatista Lisa M Ashe, la cual amaba a los animales y siempre hizo lo posible por encontrar los mejores hogares para ellos. Hope For Paws recibió una llamada justo luego del funeral de Lisa, sobre una camada de cachorros que necesitaban ayuda.

La mejor forma de conmemorar a su ser querido era entrar en acción. Este rescate en singular , resultaría ser uno de los más difíciles. Dos mujeres que trabajan cerca de allí han estado alimentando a esos perros difíciles de rescatar desde hace dos años, y mantienen a Eldad actualizado sobre cómo los perros están mientras él viene con nuevos planes para tratar de salvarlos.

Uno de los perros había dado a luz a varios cachorros, que ahora estaban escondidos en una pequeña cueva.

Los cachorros nacieron de una madre salvaje que había evitado efectivamente a todos los equipos de rescate durante los últimos cinco años, los cachorros se habían introducido en una cueva. Estos perros adultos habían sobrevivido por su propia cuenta durante tanto tiempo que tenían mucho miedo de la gente, así que era casi imposible que alguien pudiera acercarse mucho a ellos.

Pero Eldad no se rendiría para sacar a estos cachorros, él literalmente excavó su camino a la pequeña cueva para liberar a los cachorros.

Eldad comentó a The Dodo:

«Si haces cualquier movimiento hacia ellos, corren a través de las vías del ferrocarril y desaparecen».

Debido a que los cachorros se mantenían entrando y saliendo de la cueva, era complicado determinar exactamente cuántos eran en realidad. Las mujeres se sentaron con ellos durante seis horas, observándolos entrar y salir, y finalmente determinaron que había ocho cachorros.

La esperanza de que este rescate fuera más exitoso, era si terminaban rescatando también a su madre y tías.


Eldad y su equipo se dirigieron a la cueva para tratar de rescatar a los cachorros de 6 semanas de edad.

Cuando llegaron a la cueva, los equipos de rescate trataron de utilizar trozos de queso para convencer a los cachorros que salieran de su escondite.

Cuando algunos de ellos salieron por fin, Eldad se dio cuenta de su color atigrado, que era extraño teniendo en cuenta que tres de los perros sin hogar eran de color café claro, así que inmediatamente se dio cuenta de que el padre de los cachorros era un perro sin hogar llamado Tank al que había rescatado de la misma área unos meses antes.

Rescate de Tank

Los cachorros estaban ansiosos de ser alimentados, pero también eran muy cautelosos, ya que habían tenido muy poca interacción humana durante sus cortas vidas.

Cuando Eldad agarró al primer cachorro, el resto de ellos se asustó y se introdujeron de nuevo en su cueva.

La entrada a la cueva era muy pequeña, pero Eldad no estaba dispuesto a renunciar sin luchar. Como pudo se metió en ese pequeño, oscuro y estrecho lugar, esperando que los cachorros no estuvieran demasiado lejos para que él pudiera agarrarlos.

Despacio y con cuidado, él pudo sacar cada uno de los cachorros. Los cachorros estaban muy asustados al sentir las manos humanas, por primera vez, que lloraron y lloraron, hasta que sintieron las caricias y se dieron cuenta de que estaban a salvo.

Eldad agregó:

«No entendían lo que estábamos haciendo allí, porque creían que eramos depredadores tratando de lastimarlos».

Con ayuda de una pala, Eldad logró sacar a todos los cachorros.

«Cada vez que pasaba un tren se podía sentir todo el suelo temblando. Fue una experiencia muy espantosa».

Fueron siete horas y media que le tomó a Eldad y a sus compañeros sacar a los pequeños de ese lugar, pero uno por uno, el grupo pudo sacar a cada cachorro de la pequeña cueva.

Los ocho cachorros ya estaban a salvo y en los brazos de sus rescatistas, pero a pesar de que las mujeres le habían asegurado a Eldad que sólo habían ocho, él volvió a entrar en la cueva y escuchó con mucha atención, por si acaso.

Los nueve cachorros fueron rescatados
Para su sorpresa, oyó unos gemidos más leves viniendo desde el interior de la cueva. Después de un poco más de rastreo y búsqueda, él encontró por fin al noveno cachorro, el más pequeño de la camada, que probablemente nunca hubiera salido de la cueva porque estaba muy asustado, así que las mujeres no sabían que existía.

Los cachorros fueron llevados a diferentes casas de acogida, donde ahora están siendo cuidados.

Eldad dijo:

«Los cachorros están muy bien, es absurdo. Son tan felices, son los perros más felices del mundo. También es el grupo más reservado de cachorros, como si su madre les hubiera tratado de decir: ‘Estén tranquilos, hay coyotes por aquí’, cuando vivían en la cueva. Son muy sigilosos».

Ahora que los cachorros y su padre han sido rescatados, Eldad y su equipo van a centrar sus esfuerzos en tratar de rescatar a la madre y tías de una vez por todas.

Tienen un nuevo plan a largo plazo que están esperando tenga éxito, y esperan que en los próximos dos meses, toda la familia esté a salvo y encuentren hogares para siempre.

También te puede interesar:

Deja un comentario