in

Hombre despierta y encuentra a toda una familia de linces jugando en la entrada de su vivienda.

Tim Newton vive en Alaska en una propiedad que limita con un gran área natural, por lo que no es raro ver la vida silvestre cruzando su patio. Pero en aquella mañana en particular, una familia de felinos salvajes no solo pasaron, sino que decidieron pedir prestado su entrada para jugar. La familia de linces aprovechó que Tim aún dormía para usar su porche como patio de diversión.

Todo empezó cuando Tim todavía estaba dormido, aunque pronto fue despertado por el alboroto en su porche.

Tim comentó a  The Dodo:

«Estaba justo al amanecer, oí algunos ruidos, era como algo que se derrumbaba en el piso».

Tim agregó:

«Saliendo de mi sueño, pensé, ‘¿Qué demonios es eso?’ Así que me puse la bata y lentamente abrí la cortina, y allí mismo, a dos pies de distancia, estaba un gatito de lince, sentado allí viendo a sus hermanos correr».

Podría haber sido considerado un rudo amanecer si los perpetradores no fueran tan encantadores. Así que Tim agarró su cámara.

Él  también dijo:

«Estaban corriendo hacia adelante y hacia atrás, agarrándose el uno al otro. Empecé a alejarme, pensé: ‘¡Qué increíble suerte, esto simplemente supera a todo, esto es maravilloso!’».

Los linces son muy evasivos, y Tim sólo los ha visto un puñado de veces en la naturaleza. Por lo tanto, obtener una oportunidad tan cercana de fotografiarlos, desde la comodidad de su hogar fue especialmente emocionante para él.

Tim agregó

«Eran tan lindos, fue increíble».

Habían unos tres o cuatro linces jugando unos encima de los otros según cuenta Tim, pero luego se pone aún mejor.

Luego de unos minutos, un pequeño lince escapó de la terraza de Tim y entró en su patio. Pensó que el tiempo de juego debía haber terminado, aunque en realidad sólo había empezado.

Mirando desde su puerta de malla, Tim oyó a la madre de los pequeños que maullaba en la hierba. Luego, uno por uno, sus siete hijos regresaron al porche junto con la madre.

Tim dijo:

«Nunca he visto tantos linces. Viendo a todos estos linces en mi porche, yo estaba atónito».

Escondido detrás de la puerta, los linces aparentemente no se dieron cuenta de que posaban para la foto. En un momento, todos se quedaron juntos el tiempo suficiente para que Tim tomara un perfecto retrato de la familia.

Pero luego los dulces felinos estaban jugando otra vez.

Tim afirmó:

«Empezaron a jugar de nuevo. Durante los siguientes 40 minutos, todos jugaron en mi terraza y se persiguieron, rodando y luchando».

Al ver a la madre lince cuidar de sus traviesos hijos, Tim dijo:

«He llegado a la conclusión de que el lince debe gastar el 1 por ciento de sus vidas despiertos persiguiendo conejos, y el 99 por ciento persiguiendo a sus hijos».

Cuando el tiempo de juego había terminado, la madre lince casualmente rodeó a sus gatitos para volver al bosque juntos. Tim dijo que todo el encuentro parecía una especie de milagro.

Tim finalmente añadió:

«Siempre estamos encantados de encontrar la vida silvestre. Me hace sentir agradecido – agradecido por donde vivo, estoy agradecido de haber visto a estos linces de cerca».

Deja un comentario