in

A este hombre no le importó perderlo todo en un incendio mientras tuviera a su perro.

Una triste y conmovedora historia se conoció en las redes sociales el pasado 7 de enero, cuando a este hombre de 56 años, quien vive en Mexicali, Baja California, un voraz incendio consumió su vivienda, pero lejos de lo material lo que realmente le importaba era su mejor amigo.

El hombre llamado como Don Mario, tiene una discapacidad auditiva que no le impide ser autosuficiente, y desde hace 10 años tiene su propio negocio donde vende copas o tapas para las llantas de vehículos.

Mario Alberto Méndez González, vive solo en compañía de su amado perro, y tristemente tuvo que presenciar cómo su patrimonio se esfumó.

Mientras Mario dormía en horas de la madrugada, varios vecinos del sector lograron alertar sobre el incendio que aparentemente comenzó en la sala por un corto eléctrico. El incendio rápidamente se propagó por diferentes partes de su vivienda, pero afortunadamente Don Mario despertó y pudo salir de su vivienda en medio del fuego.

Las llamas también alcanzaron su camioneta Nissan, la cual estaba llena de mercancía e hizo que el incendio tomara aún más fuerza.

Los vecinos llamaron a los bomberos, pero mientras esperaban, Don Mario se desesperó por salvar la vida de su amigo que aún estaba en la casa. Él quiso entrar para rescatarlo, pero los vecinos se lo impidieron, pues el incendio prácticamente había consumido toda la vivienda.

Don Mario, desesperado, comenzó a intentar apagar el incendio con la manguera de un vecino, y cuando llegaron los bomberos, se encontraron con esta conmovedora imagen.

A Mario no le importaban las cosas materiales, lo único que pedía era que ayudaran a su mejor amigo.

Expreso RGV, compartió en Facebook:

«Él les hacía señas a los bomberos para darles a entender que lo único que le importaba era su perro, que lo sacarán con vida».

En aquelmomento, todos esperaban lo peor, ya que era muy poco probable que el animal hubiera sobrevivido, pero el hombre no perdía las esperanzas.

Como si se tratara de un milagro, uno de los bomberos salió de la casa con el perro de Don Mario entre sus brazos. Cuando lo vio, le gritó, y el perro corrió directamente a sus brazos, él lo abrazó y no pudo contener el llanto.

La imagen fue captada por el fotógrafo y vecino, Jonathan Bobadilla, quién compartió la fotografía conmovedora y enterneció el Internet.

A pesar de todas las pérdidas materiales, lo más importante de la historia es que tanto Don Mario como su perro, salieron ilesos del incidente.

Las imágenes dejaron en evidencia la nobleza del corazón de Don Mario y el amor verdadero que siente por su compañero incondicional. Las personas que vieron la noticia, así como sus vecinos, en cuestión de horas organizaron diferentes actividades para recoger fondos y ayudarlo.

A la mañana siguiente, Don Mario estaba en su casa ayudando a recoger todos los escombros que había dejado el devastador incendio. Haciendo un esfuerzo por no romper en llanto, miraba como todo su patrimonio había desaparecido en un abrir y cerrar de ojos.

A pesar de ello, el hombre no pierde su sonrisa y trata de ver el lado bueno, además, agradece seguir con vida y tener a su amigo a su lado.

Keila Méndez, hija de Don Mario, agradece a todas las personas que han ayudado a su padre y a los amigos que crearon una campaña en GoFundMe para quienes quieran seguir ayudando.

Deja un comentario