Agarre para un “gato aficionado a los hombros” (3/5)

Es el tipo de agarre que menos trabajo demanda de nosotros. Consiste en acercarse al gato y dejar que trepe hacia uno de nuestros hombros. Una vez que empiece a trepar, debemos colocar nuestra mano sobre su trasero para sostenerlo y, una vez más, con la otra mano, presionar suavemente su espalda contra nuestro cuerpo para darle seguridad.

Cuando nuestro gato quiera bajar, solo debemos inclinarnos hacia una superficie cercana y él mismo girará y saltará sobre sus pies.

Deja un comentario