Doorkins, residente en la iglesia (11/14)

Doorkins vive en la catedral de Southwark en la orilla sur del Támesis desde hace muchos años y ocupa el puesto de gato residente. Esto significa que la belleza esponjosa simplemente duerme en todas las superficies accesibles y observa a los fieles y turistas. En 2013, Isabel II visitó la catedral, pero Doorkins se quedó dormida y ni siquiera salió a saludar a la reina.

Deja un comentario