Ese momento incómodo a la hora de saltar la cuerda (5/15)

Deja un comentario