Gato escocés de orejas caídas (3/19)

Los gatos escoceses se destacan por unas orejas tiernas que no apuntan hacia arriba, como en los gatos convencionales, sino que están caídas. Este detalle tan inusual de su aspecto físico es la consecuencia de una mutación genética. Estos gatos son inteligentes, se llevan bien con todos los miembros de la familia y nunca se niegan a jugar. Otro rasgo especial de esta raza es que saben andar en sus patas traseras y ver lo que les interesa. Un gatito como este cuesta de 200 a 1500 USD.

Deja un comentario