Los gatos del Hermintage, especialistas calificados en la luchas contra las ratas. (3/14)

Los gatos del Hermitage, Rusia, son una guardia invisible que protege el patrimonio cultural. Los animales se aseguran de que hordas de ratas no ocupen el palacio de invierno. Se dice que Pedro el Grande trajo el primer gato, y luego Isabel I de Rusia emitió el Decreto sobre el envío de gatos a la corte de Kazán.

En el Hermitage, adoran a los gatos, pero la gente constantemente trae otros gatos. El museo no puede hacer frente al ejército de estos animales de cuatro patas, por lo que algunos animales pueden (y deben) ser adoptados. En su página de Instagram, los trabajadores del museo promocionan la adopción de los gatos del Hermitage.

Deja un comentario