Maray, portero en un museo (12/14)

Maray llegó al museo Serpukhov, en Rusia, en 2014 y se quedó para trabajar. El gato fue aceptado oficialmente en la familia del museo, provisto de una cama cómoda y alimentado regularmente. 

Maray se desempeñó como portero, recibía a empleados e invitados, maullaba ruidosamente en la puerta y también daba entrevistas a periodistas. Desafortunadamente, después de 2 años, el gato desapareció. Se desconoce su destino: o no pudo aguantar su fama, o alguien adoptó a este gato naranja..

Deja un comentario