Tener un gato puede reducir en un tercio el riesgo de sufrir un ataque cardíaco. (3/22)

Deja un comentario