in

La artritis en gatos, aprende como detectarlos. Síntomas, causas y tratamiento

Esta enfermedad no es fácil de detectar en los gatos ya que los mininos suelen disimular muy bien cuando tienen dolor, y es difícil que nos demos cuenta a simple vista de que nuestra mascota la padece si no sabemos exactamente cuáles son los signos.

La artritis en gatosartritis felina, osteoatritis o artritis reumatoide felina es una enfermedad degenerativa inflamatoria crónica de las coyunturas y el desgaste de las articulaciones del gato provocando dolor, rigidez y pérdida de movilidad.

Esta enfermedad es degenerativa, es decir, que empeora con el paso de los años, y no hay que confundirla con otra que también lo es: la artrosis. La artrosis en gatos afecta por lo general cuando son ancianos y, a diferencia de la artritis, esta enfermedad produce la pérdida progresiva de los cartílagos que a su vez, hace que los huesos se rocen y se vayan desgastando. Aunque son muy similares la artrosis y la artritis en gatos (y en los demás seres vivos), no son lo mismo.

Sí te interesa este tema, sobre la  artritis en gatos sigue leyendo este artículo de TGC  y entérate todo lo que necesitas saber sobre esta enfermedad.

Causas

  • Genéticas: como consecuencia de malformaciones en las patas.
  • Infecciosas: como consecuencia de que alguna bacteria haya afectado a las articulaciones.
  • Postraumáticas: como consecuencia de alguna lesión, golpe o traumatismo que haya tenido el felino.
  • Inmunológicas: a veces, el propio organismo decide (así porque sí) que la membrana sinovial (lo que recubre la articulación) no debería estar ahí y comienza a atacarla desgastarla.
  • Obesidad: un gato gordo, al igual que una persona con sobrepeso, hace que sus rodillas o en este caso articulaciones tengan que soportar mayor peso del que realmente debería, empeorando los síntomas.

Síntomas

  • Inflamación de las articulaciones
  • Pérdida de movilidad y menos ejercicio de lo habitual
  • Dolor y atrofia muscular
  • Crujidos en las articulaciones
  • Dificultad y rigidez para desplazarse, saltar, subir escaleras, levantarse, etc…
  • Cambio del estado de ánimo habitual: se mostrará más pasivo, distante, desganado, etc…

Diagnostico

Conociendo los síntomas que te hemos comentado, puedes intuir si tu felino lo está padeciendo y en consecuencia acudir al veterinario.

Una vez allí, tu veterinario le realizará una serie de pruebas, entre ellas una radiografía para poder ver la articulación tomada, por norma general, en dos proyecciones.

Por otro lado, para verificar el diagnóstico de artritis, el veterinario también realizará una exploración ortopédica del felino.

De esta manera, podrá comprobar si el gato siente malestar, se resiste a la palpación y manipulación de las articulaciones.

En muchos de los casos las articulaciones se sentirán duras y engrosadas.

Tratamiento 

Lo primero que se le recetará serán antiinflamatorios no esteroides (AINE) con los que se buscará aliviar el dolor y reducir la inflamación de las articulaciones.

Otro de los tratamientos que se pueden seguir para mejorar la calidad de vida de tu gato y ayudarle con su artritis es un tratamiento de fisioterapia.

Pero además de los tratamientos médicos convencionales con analgésicos para gatos, también puedes ayudar a mejorar la artritis felina con algunos medicamentos homeopáticos para gatos y remedios naturales como la lecitina, el natrium sulphate o el calcium floride, o incluso, con acupuntura y masajes terapéuticos.

Prevención

Para prevenir la aparición de la artritis es aconsejable que tu gato tenga una alimentación adecuada y haga ejercicio regularmente y de forma moderada, así su sistema músculo-esquelético se mantendrá en buen estado y será menos probable que sufra esta enfermedad. Si el felino sufre sobrepeso u obesidad, se recomienda hacerle bajar de peso para disminuir la carga que tienen que aguantar sus articulaciones y disminuir la inflamación.

Cuidados

  • Colocar una mantas por donde le gusta estirarse para que descanse mucho mejor y esté más mullido
  • Incluir una bolsa de agua caliente en su cama puede ayudar a aliviar la inflamación de sus articulaciones
  • Intenta que hayan los mínimos obstáculos posibles por casa y dispongamos de zonas que le faciliten el acceso a sitios elevados a los que ahora no podrá subirse
  • Facilítale a tu gato el acceso tanto a la comida como al arenero para hacer sus necesidades

Si sospechas que tu gato tiene artritis llévalo inmediatamente a un médico veterinario para que sea evaluado y le dé el tratamiento que necesita. Y no olvides que un ambiente tranquilo, confortable y sin obstáculos son las claves para mantener a tu gato artrítico feliz.

También te puede interesar:

Deja un comentario