in

Labrador rescatado ayudó a criar a 7 gatitos que quedaron sin madre.

Rachel, una enfermera que vive con su perro labrador de un año llamado Bertie, en el Reino Unido, jamás imaginó lo que pasaría con su perro rescatado. El perro sabe que todos los animales necesitados merecen tener un hogar, como en algún momento él lo necesitó y lo obtuvo, por eso ayuda a cuidar de ellos.

La mujer se enteró de siete pequeños gatitos huérfanos de dos semanas que necesitaban un hogar temporal y se ofreció para ayudarlos.

Según información del refugio de animales Battersea, una persona encontró a los gatitos tirados a un costado de una carretera, abandonados y sin madre.

Viendo la necesidad de los gatitos, la persona decidió llevarlos hasta el refugio para que les prestaran la atención médica que tanto necesitaban. Cuando llegaron al refugio, los veterinarios del lugar determinaron que estaban bien de salud y los alimentaron para calmar su hambre.

Debido a que los gatitos aún estaban muy pequeños, tenían que encontrar un hogar de acogida que dedicara las 24 horas del día a cuidarlos. Sin pensarlo dos veces, la enfermera Rachel se ofreció como voluntaria para cuidar de los diminutos gatitos, hasta que crecieran y pudieran vivir en el refugio.

La mujer estaba emocionada por poder cuidar a los gatitos, pero nunca pensó que al llegar a casa se encontraría con un ayudante especial. Su encantador perro estaba encantado con los gatitos y decidió que ayudaría a cuidar de estos pequeños y frágiles felinos necesitados.

Rachel comentó a METRO:

«Como ex residente de Battersea, hay algo particularmente conmovedor en ver a una mascota rescatada que ahora ayuda a rescatar a otros animales necesitados».

Desde aquel momento, el instinto paternal de Bertie se activó y se convirtió en el guardián de los gatitos que estaban bajo su cuidado.

Bertie no solo ayudaba a que los gatitos estuvieran seguros, sino que también estaba pendiente de que Rachel les diera todo lo que necesitaban. Cada vez que ella los alimentaba, Bertie estaba al lado de sus pequeños hijos adoptivos, supervisando cada movimiento y verificando que estuvieran bien.

Rachel finalizó:

«Estoy increíblemente orgullosa de Bertie por la forma en que ha cuidado a los gatitos durante las últimas semanas. Con menos de dos años, él es apenas un adulto, pero no pensarías en eso cuando ves lo increíblemente paciente y pensativo que ha sido».

Los días pasaron y los gatitos crecieron sanos y fuertes gracias a los cuidados de Bertie y Rachel, por lo que regresaron al refugio. En poco tiempo, cada uno de los gatitos encontró su hogar para siempre y se trasladaron a sus nuevas casas para vivir una nueva vida.

Sin lugar a duda, Bertie demuestra que los animales rescatados tienen un instinto protector y harían cualquier cosa por ayudar a otros animales.

También te puede interesar:

Deja un comentario