in

Las escuelas para gatos sí existen, y ya hay una en México

Es sabido que los gatos son muy adorables, no hay dudas de que el acatamiento de las órdenes y la disciplina no son sus puntos fuertes. Por algo siempre se hace referencia a ellos como ejemplos de libertad, independencia y rebeldía. Sin embargo, en México existe una escuela que se ha propuesto la difícil tarea de educar a los traviesos felinos, y esta idea nos resulta muy curiosa. 

Los gatos son territoriales por naturaleza, y eso puede afectar a su socialización con otras especies. Sin embargo, no significa que eso sea un inconveniente a la hora de incorporar a un gato a la familia. El contacto temprano con los humanos y otros animales puede lograr que esa territorialidad no desemboque en un comportamiento agresivo. Por lo general, se adaptan fácilmente y suelen ser encantadores.

Pero existen casos en que eso no sucede y nuestro gato se transforma en una fuente de problemas. Y, peor aún, su comportamiento puede volverse también una dificultad para él mismo. La escuela Kitten Garden, especial para gatos, se convertirá entonces en una gran alidada para nosotros.

La escuela Kitten Garden.

La escuela tiene como fundamento lograr la sociabilización de los gatos desde pequeños para evitar futuros problemas en su conducta. Los puntos principales a trabajar son:

  • La relación con los humanos.
  • La relación con otros gatos y otros animales.
  • Aceptación de un nuevo integrante en la familia (ya sea peludo o humano).
  • Preparación en caso de una mudanza.
  • Accesibilidad para poder ser atendido por un veterinario.

Según la especialista en conducta animal Claudia Edwards, con el curso se podrá educar a un gato para comer distintos tipos de comida. Esto es relevante, pues lo mismo que un gato come de pequeño lo ingiere de adulto, pero si luego tiene un inconveniente de salud, como diabetes o problemas urinarios, y necesita cambiar de alimento, no lo aceptará.

Por otra lado, también “podemos acostumbrarlos a sonidos, como fuegos artificiales, para que no tengan miedo”, indica la veterinaria.

“Hay que pensar qué quiero de mi gato en el futuro o qué cosas pueden pasar y enfrentarlo a esos estímulos cuando es muy pequeño, entre las cuatro, seis, ocho o doce semanas incluso. Hay que enseñarle que todo lo que le pase es positivo: entrar a la transportadora, bañarse y cepillarse, y eso va hacer que sea un animal sociable cuando crezca”.

En la escuela también se trabajan otros puntos. Por ejemplo, se les enseña a los gatos a no tener comportamientos destructivos y a manejar el estrés cuando se cambia la disposición de los muebles en casa. Incluso también se los educa para que acudan cuando se los llama por su nombre y para que realicen algunos trucos, por ejemplo, hacerse los muertitos.

Sin duda, esta iniciativa hará que muchas familias se animen a adoptar a un gato sin miedo a que su comportamiento ocasione daños en casa, ya que, con la ayuda de estas escuelas, la relación con estos amigos peludos se convertirá en una experiencia de puro amor. Quienes adoramos a los gatos podemos confirmar eso.

También te puede interesar:

  • Niña juega a la escuela con sus gatos, aprovechando la distracción de su mamá

  • Mascotas en las Escuelas ¿Qué Beneficios aportan en los alumnos?
  • Gato gamer ‘juega’ videojuegos con su dueño y reniega si lo separan de él

Deja un comentario