in

Mamá gorila decidió abandonar a su familia para salvar la vida de su bebé.

Pasika, una gorila de 26 años que vive en las Montañas Virunga de Ruanda ha elegido dejar a su grupo para proteger a su bebé, en un comportamiento que los investigadores llaman «raro» y «notable». Pasika se convirtió en la madre de Mashami, que nació en marzo. De repente, las cosas cambiaron cuando el gorila de espalda plateada, el líder masculino del grupo de Pasika, falleció.

Las gorilas del grupo se separaron y se unieron a otros grupos que aún tenían un líder de espalda plateada.

Cuando las hembras con bebés se transfieren a un nuevo grupo, a menudo surgen conflictos que llevan a la muerte del bebé recién nacido. Esto se llama «infanticidio» y es una estrategia reproductiva masculina común que se ve en muchas especies de mamíferos.

The Dian Fossey Gorilla Fund (DFGF), dijo en un comunicado:

«Normalmente, las gorilas de montaña como Pasika pasan toda su vida viviendo en grupos y dependen del macho adulto -llamado espalda plateada- para proteger a sus crías. Si el espalda plateada muere, el grupo puede permanecer unido si hay otro macho que pueda asumir el liderazgo, de lo contrario, las hembras se transferirán inmediatamente a otro grupo. Nunca viven completamente solas, hasta ahora».

Pasika decidió no unirse a otro grupo. Ella está tratando de desafiar a la naturaleza por su cuenta, con su bebé unido a ella.

El DFGF compartió:

«Lo que la madre Pasika está haciendo resalta la gran empatía, inteligencia y adaptabilidad de los gorilas de montaña».

Los investigadores, que a veces llaman a Pasika «Mujer Maravilla», están un poco preocupados por la pequeña familia. Los gorilas de espalda plateada suelen proporcionar la protección necesaria a las madres y los bebés, por lo que nadie está seguro de cuánto tiempo podrá Pasika seguir así.

Pero el personal del DFGF la está vigilando a ella y a Mashami. Ellos dicen que frecuentemente ven a la pareja en el bosque y parece que les está yendo bien.

DFGF finalmente dijo:

«Todavía hay mucho que aprender sobre uno de nuestros parientes vivos más cercanos. Pasika nos ha demostrado que estas hazañas de valentía no se limitan a nuestra propia especie. Y también refuerza lo que todos sabemos que es verdad para nosotros los humanos, que no hay nada tan poderoso en este mundo como el amor de una madre por su hijo».

Puedes ayudar a mantener a salvo a Pasika y a otros gorilas de montaña haciendo una donación al The Dian Fossey Gorilla Fund.

Deja un comentario