in

Mujer ayuda a gatita callejera y vuelve para buscar a su hermano gato

 Donna se dedica a rescatar animales necesitados y a cuidar los gatos salvajes de una colonia en particular, en el estado de Ohio, ella se encontraba alimentando a los gatos sin hogar de su comunidad, y encontró a una gatita que estaba acurrucada en el alféizar de una ventana.

La indefensa gatita estaba temblando del miedo, pero a veces parecía estar petrificada y se quedaba congelada en esa ventana esperando a que alguien la ayudara.

Donna comentó a Love Meow:

«Estaba abandonada en la colonia de gatos salvajes que yo cuido».

 

 

En aquel momento, la mujer no tenía un portabebés, pero regresó a su auto y vació un recipiente en el que almacenaba la comida para los gatos. Entonces, la mujer se acercó a la gatita y la agarró fácilmente de la ventana, tan pronto como la tocó, la pequeña empezó a ronronear de felicidad.

Aunque la gatita estaba muy nerviosa, al darse cuenta de que estaría a salvo prendió su motor de ronroneo para agradecerle.

Donna la puso en el transportador improvisado y rápidamente llevó a la gatita llamada Nene hasta su clínica veterinaria para una revisión general.

Según algunos vecinos de la zona, había otro gatito de la misma edad que siempre estaba con Nene, y luego de investigar resultó ser su hermano.

La casa en donde se encontraba Nene estaba abandonada y en condiciones deplorables, así que Donna sabía que su hermano necesitaba ser rescatado también. La mujer decidió volver por el gatito restante; luego de buscarlo lo pudo encontrar, lo atrapó y luego lo llevó hasta donde estaba su hermana.

 

 

Donna dijo:

«Cuando los reuní vimos una escena conmovedora. El amor que se tienen es muy puro y dulce».

Ambos gatitos estaban llenos de pulgas, hambrientos y necesitaban atención médica de forma urgente, pero con mucho amor se podían recuperar rápidamente.

Luego de recibir buen alimento, realizarles un chequeo veterinario y tomar un tratamiento antiparasitario y antipulgas, los dos gatitos quedaron como nuevos.

El pequeño gatito de nombre Nico tenía mucha pelusa y era mucho más delgado que Nene, pero asumió el papel de hermano mayor y cuidó a su hermana. Nico descifraba cómo realizar las diferentes actividades de un gato normal, como usar la caja de arena, y Nene solo seguía sus pasos.

 

 

El dúo de hermanos, rápidamente superaron su estadía en el corral y se mudaron a un lugar con mucho más espacio para correr y jugar.

Donna añadió:

«Se divirtieron muchísimo con más espacio y juguetes en abundancia. Juegan duro entre ellos, pero en el momento en que los tocas, comienzan a ronronear. Son pura alegría».

Pronto Nene y Nico conocieron a otra gatita adoptiva llamada Willow, y la aceptaron como si fuera su propia hermana y crearon un grandioso vínculo. Pero realmente no hay nada que logre superar el tierno vínculo que tienen Nene y Nico; les encanta abrazar y ronronear, hacen todo juntos.

Luego de estar algunas semanas bajo los cuidados de acogida, pusieron a los dos hermanos en adopción, a través de Cats are People Too Club, Inc. Todos tenían la esperanza de que una familia de buen corazón los adoptaría y los llevaría juntos a casa, afortunadamente, la mejor noticia llegó.

Una familia decidió brindarles el hogar que tanto buscaban, y lo mejor es que les dio la oportunidad de permanecer juntos por siempre.

 

CAPT compartió en Facebook:

«¡Nico y NeNe han encontrado a su familia y pueden permanecer juntos! No hay palabras para describir la alegría de todos».

Luego de pasar por una experiencia no tan agradable, los dos hermanos felinos ahora disfrutan de las comodidades de su nuevo y cálido hogar.

Deja un comentario