in

Mujer cuida de animales abandonados que nadie más quería, sin importar su especie.

Adri Rachelle, es la fundadora de Wild Things Sanctuary, ella le ha abierto su corazón y su hogar a las mascotas y animales abandonados que nadie más quiere, sin importar la especie. La mujer se ha hecho cargo de casi 200 animales; sus gastos ascienden a miles de dólares al año, para mantener a todos sus animales saludables y felices.

Adri se ha comprometido por completo en ayudar a todos los animales abandonados que le sea posible. Ella posee un gran amor por los animales, y siempre se asegura de que todos en el santuario sean atendidos de manera oportuna. Para salir adelante cada mes, son muchos los sacrificios que complacida hace por asegurar su bienestar.

La carga laboral que cumple a diario para mantener a todos sus animales abandonados a salvo es realmente asombrosa. No todas las personas estarían dispuestas a dar tanto de sí mismas, mucho menos con fondos limitados, toda su labor la cubre de su propio bolsillo y eso hace mucho más admirable su labor.

Adri fundó Wild Things Sanctuary luego de pasar años rescatando infinidad de animales que necesitaban ayuda desesperadamente.

Adri comentó a Bored Panda:

“Me quedó claro que esto no era un pasatiempo para mí, había sido la historia de mi vida desde que era niña y quería elegirlo oficialmente como el enfoque principal de mi vida”.

Aunque no queda duda de que la labor de Adri al cuidar de los animales abandonados es un gran desafío, ella suele ver todo en una forma muy alegre; nunca lo considera un trabajo, es algo que nace de su ser debido al gran amor que siente por cada uno de sus rescates.

A pesar de que el cuidado de la granja ocupa cada minuto de su tiempo, los 7 días de la semana, sin derecho a vacaciones, ella asegura que no cambiaría nada y le encanta cada minuto que puede pasar junto a sus animales.

Adri agrega:

“Los animales que están heridos y en peligro siempre parecían cruzarse en mi camino y saber que les estoy ofreciendo un lugar seguro para sanar le da a mi vida un propósito y esa recompensa supera con creces todo el tiempo, el dinero y la tristeza que un santuario de animales puede traer”.

La fundadora del santuario asegura que recibir el cariño de sus animales, la colma de amor durante todo el día. Ella les da un poco más que calmar sus necesidades básicas como comida, agua, limpieza del lugar y seguramente si solo fuera algo mecánico, podría terminar en unas pocas horas y ocupar su tiempo en otras labores diferentes, pero para Adri el tiempo junto a los animales es lo más preciado.

Acerca del aspecto financiero del santuario, Adri asegura que los costos de mantenimiento son increíblemente altos.

Ella comenta:

“Los costos operativos en este momento, comenzar y tener la tarea de construir estructuras permanentes y cercas, etc., son enormes. Ser un santuario más nuevo también significa que no estamos lo suficientemente establecidos como para que las personas donen grandes cantidades”.

Adri explicó detalladamente los costos que debe pagar en facturas entre alimentación, cuidado veterinario y los materiales para adecuar la granja. Ella está completamente entregada al rescate de los animales abandonados, incluso vendió su camión para salvar una manada de ganado que estaba camino al matadero.

Adri explica:

“Las facturas de alimentación promedian $1300 al mes. La atención veterinaria varía mucho, pero anualmente, generalmente podemos predecir alrededor de $10.000. La instalación del santuario durante el último año ha costado alrededor de 50.000 dólares en materiales».

La mujer explica la diferencia entre su santuario y muchos otros que existen, la diferencia es evidente; no estar abierto al público, lo que significa que el lugar está perdiendo una fuente potencial de ingresos que por supuesto ayudarían mucho al mantenimiento de los animales.

Adri considera que el pasar constante de extraños que llegan a visitar a los animales es muy estresante para ellos, algunos están en recuperación, viejos o enfermos y otros son tímidos o han vivido situaciones muy traumáticas.

El incansable trabajo de Adri por mantener a salvo a los tantos animales abandonados demuestra que aún existen personas que ayudan a hacer de este mundo un lugar mejor para sus semejantes.

Puedes conocer sobre la labor que realiza Adri visitando su página de Instagram y Facebook, también puedes realizar algunas donaciones para ayudar a los animales del santuario.

También te puede interesar:

Deja un comentario