in ,

Mujer gasta unos 19 mil dólares en un año para ayudar a sus dos gatos que rescató.

En medio de los bloqueos y restricciones debido al Covid 19, Kelly Walker, una mujer de 43 años que vive en el Reino Unido decidió reservar unas vacaciones en Turquía. Luego de divorciarse, la mujer volvió a vivir con su madre, y planeó todo para que su próximo destino fuera la localidad costera de Antalya.

En noviembre del 2020, finalmente obtuvo sus merecidas vacaciones, pero mientras se encontraba explorando el lugar, se encontró con dos gatitos que vivían en un acantilado. Al parecer, Delilah y Harriet llevaban mucho tiempo viviendo por los alrededores de un balneario, y era evidente que necesitaban ayuda con urgencia.

Los gatos tenían serios problemas de salud y era tan poco probable que lograran sobrevivir, así que la mujer decidió rescatarlos y llevarlos a su país natal.

De esa manera, Kelly empezó un proceso para ayudar al par de gatos y lograr transportarlos hasta su hogar, pero no sería una tarea fácil. Sin embargo, la mujer estaba dispuesta a hacer lo que estuviera a su alcance para ayudar a los gatitos, incluso uso sus ahorros de un crédito hipotecario y algo más.

Kelly estableció varios horarios para alimentar a los gatos, y de esta manera ganarse la confianza de los gatitos y poder rescatarlos del acantilado. Después pudo atraparlos y los llevó a una clínica veterinaria para que recibieran la atención que tanto necesitaban, lo que costó más de 3000 dólares.

También hizo que ambos gatitos fueran castrados, vacunados y recibieran todos los tratamientos necesarios para recuperar su salud, sin importar cuánto costaba.

Kelly comentó:

«Ese dinero no era solo para gastar en nada, sino que no podía dejar a estas pobres almas pequeñas así, sin nadie que las ayudara».

Después de todo, muchas personas compraron mascotas o ayudaron animales en medio del encierro para tratar de darle sentido a sus vidas.

La mujer tuvo que volver a su casa, pero no pudo llevar a los dos gatos consigo, por lo que decidió volver a Turquía en enero del presente año. Debido a las restricciones, Kelly intentó volver a Antalya, pasando por Rumania y Estambul, pero la detuvieron en el aeropuerto de Estambul.

Kelly agregó:

«[En Estambul] comprobaron mi pasaporte y me preguntaron de dónde era. Dijeron: ‘tienes que aislarte aquí’, era un albergue turco, y respondí: ‘No, no puedo hacer eso’, entonces dijeron: ‘No puedes salir del aeropuerto»’.

La mujer estuvo varada varios días en el aeropuerto, con un acceso limitado a comidas y bebidas, entonces decidió volver a Reino Unido. No obstante, Kelly logró alojar a los dos gatos en un hotel para mascotas, y pagó su hospedaje hasta que pudo regresar en octubre del 2021.

Esta vez, la mujer iba preparada para llevarse a los dos gatitos rescatados, pero nuevamente volvió con las manos vacías, debido a los protocolos de exportación de animales.

Kelly añadió:

«Cuando llegué al aeropuerto con los gatos, obviamente, para regresar al Reino Unido, me dijeron a quemarropa: ‘Eso no es posible. No pueden volar al Reino Unido desde aquí’».

En aquel momento, la mujer ya había gastado más de 14 mil dólares, por lo que sentía que ya no podía hacer más por ellos. A pesar de eso, Kelly preguntó en varias aerolíneas, y básicamente obtuvo la misma respuesta, pero no perdía la esperanza de poder ayudarlos.

Como última opción, la mujer se puso en contacto con un grupo animalista que vela por los derechos de los animales y pudo llevar a los gatitos hasta su casa.

La mujer finalmente se reunió con Harriet y Delilah el día 23 de octubre, y luego de tantos inconvenientes y problemas, todo parecía tener sentido.

Kelly finalmente dijo:

«Sé que gasté ese dinero y no gano mucho, solo soy peluquera, pero me hizo sentir que había hecho algo que valía la pena».

Al final Kelly gastó casi 19.000 dólares, pero lo que realmente importa es que ahora puede disfrutar su vida acompañada de sus dos gatos.

Deja un comentario