in

Niña encuentra un animal en la autopista que parece un pequeño ‘murciélago’.

Meeps es una encantadora y particular perrita de raza Grifón de Bruselas, cuya apariencia llamativa se debe a que le falta un ojo, una pierna y un tímpano, pero es una chica bastante traviesa y alegre. Meeps llegó a su familia hace 11 años, después de ser encontrada por una pequeña niña.

Por fortuna la niña estuvo en el lugar y momento oportuno, y vio cuando arrojaron de un vehículo a la perrita con apariencia de un murciélago. Meeps estaba desnutrida, pesaba solo 2 libras (900 gramos) y su ojo estaba completamente dañado.

Alesha Brandt, la madre adoptiva de Meeps, comentó a The Dodo:

“Mi hija la bañó y ella se sentó en silencio en la bañera dejando que mi hija la limpiara… Mientras esperaba que llegara a casa para llevarla al veterinario”.

A pesar de su complicado comienzo, Meeps es la jefa de la familia Brandt y luce su particular apariencia con orgullo; es bastante activa y traviesa. Sus orejas calvas y enormes le dan esa apariencia de un pequeño murciélago.

Alesha afirma:

“Nunca le ha crecido pelo en las orejas, por lo que se sienten como cuero suave y parecen alas de murciélago. A menudo la llamamos murciélago de la fruta porque le encantan los plátanos y las naranjas».

Sin importar su pequeño tamaño, Meeps es la reina de la casa. Ella acepta la compañía a de su hermano Krum, otro grifón de Bruselas, solo cuando siente bastante frío y necesita con quién acurrucarse. Su mejor amigo Lech y es un pastor belga malinois. Su madre asegura que incluso Lech le tiene miedo a Meeps, lo cual es bastante divertido.

Meeps al parecer se considera toda una bravucona en potencia, su madre agrega:

«Una vez, le ladró a un hidrante de agua para incendios durante 20 minutos, pensando que era un intruso. No tuve el corazón para decirle la verdad».

Por supuesto, no todo es rudeza, Meeps también tiene su lado dulce y tierno. Especialmente cuando se trata de su madre, ella la ama con todas sus fuerzas.

Alesha agrega:

“Ella es una ‘perra de una sola mujer’. Es 100 por ciento mi sombra y prefiere estar en mis brazos o en mi regazo. Ella viaja conmigo a casi todas partes».

La adorable Meeps ahora tiene aproximadamente 14 años, lleva una vida tranquila junto a su familia y a pesar de todo lo que ha sufrido es bastante fuerte.

Su madre finaliza:

«Ella lleva una vida bastante normal. Come bien, ama las siestas y el sol cálido».

También te puede interesar:

Deja un comentario