in

Perrita abandonada acurrucada en un tela está agradecida que la rescataran.

Una mañana de febrero cuando Donna Lochmann se subió a su jeep, la experimentada rescatadora no tenía intención de rescatar a ningún animal abandonado en aquel viaje en concreto. Iba de camino a una llamada urgente y no había metido en la maleta provisiones para un rescate sorpresa.

Al alejarse Donna, Natalie Thompson subió al asiento del copiloto para acompañarla. Sin embargo, al asomarse por la ventanilla, Thompson se dio cuenta de una diminuta figura de pelo oscuro que acechaba en un callejón.

Donna Lochman, jefe de rescate de Stray Rescue of St. Louis, comentó:

“Justo en una de las calles laterales, Natalie notó un perro”.

 

 

Donna estaba tan preocupada por otro perro que esperaba por ayuda, pero entendía que tenían un animal que necesitaba atención médica y que eso llevaría algún tiempo. Así pues, Donna decidió recoger primero al perro que tenían cerca antes de ir camino a su otro rescate.

La rescatista recuerda en aquel día:

“Después de que conseguimos el primer perro, volvimos por la calle donde lo habíamos encontrado antes, pero no lo vimos en ninguna parte. Y luego la notamos en un callejón”.

Mientras Donna seguía a la perrita, se dio cuenta de que se escabullía por un callejón. Se precipitó tras ella, aunque desapareció de su vista muy deprisa; todo lo que quedaba era un desolado edificio de varios pisos y un campo adyacente al final de la calle.

 

 

La voluntaria agregó:

“No la vi caminando en el campo, así que asumí que entró al edificio”.

Sin pensárselo dos veces, llegó hasta el segundo piso del edificio y atravesó una zona rebosante de basura. En la esquina, descubrió unas escaleras destartaladas que ascendían a un piso superior.

En cuanto clavó los ojos en la perrita asustada, que parecía bastante joven, instintivamente, su mano se dirigió a una de sus herramientas de rescate más fiables, un cable deslizante, solo para comprobar que no estaba a su alcance.

La rescatista corrió de vuelta a su vehículo en busca de la correa deslizante, pero cuando regresó al edificio, la perrita no estaba por ningún lado.

Donna cuenta:

“Resulta que había una puerta en el segundo piso que conducía a la parte trasera del edificio. Al principio no me di cuenta de que podías salir de esa manera, pero ella lo hizo”.

 

 

Mientras buscaba en los alrededores del edificio, sus esfuerzos se vieron recompensados cuando vio a la perrita en un campo cercano. No estaba segura de cómo reaccionaría al acercársele, así que tuvo mucho cuidado al aproximarse a ella.

Donna afirmó:

“Ella no se me acercaba y no quería que se asustara y se largara. Así que simplemente me arrodillé y comencé a arrojarle salchichas vienesas cerca de ella”.

El tentador aroma de las salchichas de Viena atrajo a la perrita y, finalmente la condujo hasta la rescatista. Cuando Donna tuvo la oportunidad de sujetarla con una correa, se dio cuenta de que, aunque esta pequeña podía estar asustada al principio, la alegría dominaba definitivamente sobre el miedo al ser salvada.

La voluntaria tomó con ternura a la perrita, a la que había llamado cariñosamente Dodie, y la llevó al veterinario. Para sorpresa de todos, Dodie permitió que el equipo veterinario la inspeccionara totalmente sin oponer resistencia. Mientras revisaban las lesiones de Dodie, esta se fue relajando en sus brazos con alivio.

 

 

A pesar del buen estado general de la perrita, estaba por debajo de su peso normal. Para ayudarla en su proceso de recuperación y favorecer su total restablecimiento, el equipo veterinario la sometió a un plan de alimentación optimizado. Después, se esforzaron por encontrarle un hogar de acogida ideal donde seguir cuidándola.

Desde aquel día, Dodie lleva una vida vibrante en su hogar de acogida, mientras espera que llegue su familia perfecta para siempre.

Aunque sus amigos de Stray Rescue echan mucho de menos el espíritu alegre de Dodie, están muy contentos de que ahora pueda dormir en una cama cómoda en lugar de sobre una vieja manta en medio de un edificio abandonado.

 Donna finalmente dijo:

“Se lo merece. Ella realmente lo hace”.

Deja un comentario