in

Indefensa perrita aparece en la entrada de una familia y se niega a irse.

Una perrita que deambulaba por las calles de un vecindario, apareció en el porche de una casa y se quedó allí para poder recibir ayuda

Una perrita que deambulaba por un barrio de la ciudad de La Porte, Texas, decidió parar a descansar en un lugar inusual. Era evidente que había caminado por largo tiempo, y además padecía problemas de salud, por lo que estaba sin aliento. Así que la perrita caminó a través de la entrada principal de una casa, miró que no hubiera alguien cerca y se acomodó en la sombra del porche.

La pequeña perrita se acostó apoyando su cabeza sobre la alfombra de bienvenida para descansar. Pasaron algunas horas y ella dormía y dormía, como si estuviera recargando todas sus energías o esperando a alguien que la ayudara.

La perrita se negaba a abandonar este lugar que había encontrado, por lo que la familia residente de la casa decidió ayudarla.

Como estaba muy desnutrida y sedienta, la familia le brindó agua y comida. La pequeña perrita recibió la ayuda con mucha alegría y luego siguió durmiendo.

Después de muchas horas, la perrita seguía durmiendo en el mismo lugar, así que la familia decidió contactar al grupo de rescate This Is Houston, quienes inmediatamente hicieron una publicación en Facebook, para encontrar ayuda rápidamente, y donde etiquetaron a la voluntaria Kourtney Crenshaw.

Cuando Kourtney conoció la historia de la perrita, llamada Lila por el grupo, supo que no podía dejarla una noche más en la calle. Ella organizó su equipo de rescate y se dirigió hasta la casa donde estaba Lila, y cuando llegó, la perrita parecía estar muy feliz de verla.

Kourtney comentó a The Dodo:

«Cuando llegué, estaba un poco nerviosa, pero una vez que la dejé olerme, me dejó acariciarla e inmediatamente comenzó a lamerme la cara. Ella no caminaba con una correa, así que la recogí, la subí a mi auto y nos dirigimos a casa».

Según la rescatista, parecía que Lila estaba esperando ser rescatada, porque aunque estaba muy asustada fue fácil ganarse su confianza y ponerla a salvo.

Al siguiente día, Kourtney llevó a Lila a un veterinario local, quien determinó que era una pastora australiana de 5 a 6 meses de edad. También dijo que la pérdida de pelaje y la piel irritada de Lila era a causa de la sarna demódex que estaba padeciendo, por lo que le recetó un tratamiento con antibióticos y baños medicinales.

Lila está recibiendo su tratamiento de forma correcta y ahora disfruta de vivir en un hogar de acogida, pero confortable, donde tiene todos los cuidados que necesita para prosperar. Allí es muy mimada y Kourtney dice que se ha adaptado muy bien, le encantan las caricias, pero más que nada le encanta la comida.

Ella seguirá trabajando muy duro para ayudar a que Lila se recupere rápidamente, y así pueda comenzar a buscar un hogar para siempre.

«Una vez que se sienta mejor y esté un poco más saludable, será puesta en adopción».

Lila eligió el lugar adecuado para tomar una siesta, y esto le salvó la vida.

También se puede interesar:

One Comment

Leave a Reply

Deja un comentario