in

Perrita con el corazón roto estuvo toda su vida en las calles hasta que llegó esta gran mujer y cambió su vida.

En Rumania, en una pequeña ciudad turística que la visitan miles de personas al año, una turista finlandesa que estaba de visita encontró una perrita indefensa que había notado varias veces; este indefenso animalito vivía en un rinconcito y muchos le ignoraban.

La mujer de buen corazón, al ver la necesidad que pasaba la perrita, se contactó con Howl Of A Dog, una organización de rescate de animales sin ánimo de lucro en Rumania.

Al llegar al lugar, los encargados del centro de rescate Vivien y Bogdan, conversaron con los habitantes del lugar, los cuales comentaron que la perrita vivía en el vecindario desde hace muchos años. Todos la conocían, era aceptada por los lugareños como “la perra del barrio”.

Ella vagaba por el vecindario suplicando las sobras de los transeúntes y valiéndose cada día por sí misma, sin ninguna atención médica y expuesta a los peligros que conlleva vivir en la calle.

Los rescatistas la llamaron Helen, y la describen como la perrita más encantadora, tranquila, simpática y muy educada.

Al ser rescatada y llevada al refugio ubicado en Rumania, fue de inmediato sometida a exámenes médicos para valorar su estado; como es de saber, muchos perros sin hogar sufren de múltiples enfermedades y desnutrición.

Después de los exámenes se descubrió que Helen tenía Anaplamosis, una enfermedad transmitida por garrapatas que por fortuna es tratable y curable.

Debido a la etiqueta plástica que Helen traía en la oreja se evidenció que fue capturada como una callejera en el año 2013, fue esterilizada y luego liberada de nuevo en la calle. Así que, ha estado sola durante al menos 6 años.

Helen fue tratada con antibióticos y recibió todo tipo de atención para desaparecer todos sus problemas y volver a ser fuerte.

Una vez recuperada, Helen fue puesta en adopción, y a los pocos meses fue acogida por Evelyn Hendrickx y su linda familia que le brindan todo el cariño y el amor que ella se merece.

Al poco tiempo de adoptar a Helen, Evelyn compartió a Howl Of A Dog:

«¡Estamos tan felices de tener a Helen con nosotros ahora, ¡es la más dulce de todas!»

Ahora Helen se encuentra en un lugar grandioso con muchas áreas boscosas y callejones donde puede disfrutar de una vida plena y feliz.

Deja un comentario