in

Perrita con una triste nota en su collar encontrada en la calle conmueve a todos.

Un ángel de buen corazón descubrió a una amorosa perrita paseando sola y la llevó al McKamey Animal Center de Tennessee para ponerla a resguardo. Pero resulta que la perrita traía consigo algo más. Junto con su correa, llevaba amarrado al collar una desgarradora y triste carta.

El papel revelaba que la familia de Lilo tenía dificultades económicas y no podía seguir cuidando de ella, así que tomaron la difícil y triste decisión de liberarla con la esperanza de que alguien la encontrara.

El manuscrito desgarrador mensaje aquella hoja de papel decía así:

“Mi nombre es Lilo. Por favor, quiéreme. Mi mamá no puede mantenerme y no tiene hogar con 2 niños. Hizo todo lo que pudo, pero no pudo obtener ayuda. Cuesto demasiado para ella. Ella realmente me ama y soy un gran perro y me encanta que me amen. Por favor, no abuses de mí”.

 

 

El personal del refugio no solo se dedicó a la salud de Lilo, sino que se sintió conmovido por la carta de su madre. En consecuencia, concedieron su respuesta en línea; con la esperanza de que llegara a ella.

El refugio compartió en su cuenta de Facebook:

“Lamentamos mucho que hayas tenido que tomar la decisión de dejar [a Lilo] atrás. Sabemos que muchas personas están luchando por cuidar a sus mascotas en este momento. Sabemos lo difícil que debe ser renunciar a un animal que claramente amabas porque no puedes brindarle la atención que necesita. Lo entendemos”.

 

“Queremos que sepas que está a salvo y que la cuidaremos lo mejor posible. Nuestro personal y voluntarios la amarán, mantendremos su nombre y le prometemos que haremos todo lo posible para encontrarle un nuevo hogar maravilloso. Pero si estás leyendo esto, esperamos que vengas a reclamarla. Te ayudaremos en lo que necesites para cuidarla, en la medida de nuestras posibilidades”.

 

 

Luego de unos días, tras expresar la sentida carta a la madre de Lilo, el refugio recibió su respuesta. La habían localizado e invitado a reunirse con su amada compañera.

Con un poco de suerte, la madre de Lilo se recuperará rápidamente y podrá mostrar a su pequeña el amor que se merece. Pero, tristemente, hay muchos propietarios de mascotas en circunstancias similares que comparten estas luchas con la falta de hogar.

Los cuidadores del refugio quieren evitar que otras mascotas pasen por las mismas penurias de Lilo y trabajan fuertemente  para conseguirlo.

 

 

El personal del refugio finalmente escribió:

“Abandonar a un animal es ilegal, pero lo que es más importante, nunca debería ser una opción”.

El centro de rescate anima encarecidamente a las personas que se enfrentan a dificultades económicas a que obtengan ayuda. No faltan refugios de animales locales que pueden prestar ayuda, pero también existen programas a nivel nacional en Estados Unidos, como Feeding Pets of the Homeless, disponibles para ayudar a los necesitados.

Deja un comentario