in ,

Perrita se convierte en la mejora amiga de una pequeña niña desde que nació.

El vínculo que crean algunos niños con su mascota es duradero, pero es cierto que algunos consiguen tener una conexión mucho más fuerte. Pasan de ser un par de mejores amigos a un par de hermanos inseparables y cómplices  de sus vidas.

Así lo demuestra una niña de nombre Willow, y su mejor amiga y hermana, una encantadora perrita Bulldog llamada Peaches, ya que tienen una historia adorable.

Desde que nació y llegó a su hogar, Willow ha estado muy apegada a su perrita, ya que, aunque era muy pequeña, Peaches se encargaba de cuidarla.

Por otro lado, Peaches siempre ha sido la mascota de la familia, pero desde que conoció por primera vez a Willow, se convirtió en su perro personal.

En aquel momento, la perrita tenía solo dos años, pero parece que hizo un juramento para no apartarse nunca del lado de su hermana. La niña creció con su mascota al lado, sin importar lo que hiciera, Peaches siempre estaba ahí, y ahora que tiene cinco años todo sigue siendo igual.

Es que las dos amigas lograron formar una conexión casi irrompible, y al parecer no habrá ningún obstáculo que logre romper su conexión.

A medida que Willow iba creciendo, Peaches se posaba a su lado como si le estuviera enseñando cada paso que debía dar en la vida. La madre de la niña afirmó que Peaches siempre ha tenido un instinto especial para cuidar a los niños y con su hermana era igual.

Además, nunca le ha importado estar tirada en el suelo o estar acurrucada en cualquier lado, siempre y cuando eso ayude a su hermana. Peaches se ha mantenido cariñosa y protectora con Willow en todas las etapas de su vida, dejando claro que siempre será su alma gemela.

Cuando la niña creció lo suficiente, la familia pensaba que se apartarían un poco, pero sucedió todo lo contrario, incluso ahora saca a pasear a Peaches. La pareja de amigas hace todo juntas, sin importar la hora o el lugar, siempre se aseguran de estar unidas y cuidarse mutuamente.

Hace poco, Willow y Peaches se sorprendieron con la llegada de un nuevo miembro a su familia, pero lo aceptaron como uno más de su manada. Ahora, Bansky, el hermano menor de Willow, disfruta de la compañía de sus dos hermanas y ellas no tienen problema en cuidarlo.

Los tres gozan de su vida todos los días, se divierten mucho y parece que se cuidarán y se apoyarán mutuamente, pase lo que pase.

Deja un comentario