in

Perrita dóberman cuida de un gatito huérfano como uno de los suyos.

Brittany Callan, quien vive junto a su familia en Geneseo, Nueva York, (Estados Unidos), encontró un pequeño gatito quien al parecer había sido abandonado por su madre muy cerca del lugar donde trabaja su esposo. Sin pensarlo dos veces, la mujer decidió llevarse al indefenso gatito a casa, sin imaginar que su mascota llamada Ruby de 4 años de raza Doberman, lo adoptaría al instante.

La encantadora perrita está amamantando a una camada de seis hermosos cachorros que nacieron hace algunas semanas, y su corazón amoroso de madre no se negó en ningún momento en alimentar al pequeño gatito huérfano que necesitaba del calor de una madre desesperadamente.

Brittany comentó a USA TODAY:

«Ella fue hecha para ser madre de cualquier cosa».

La familia siempre ha tenido mascotas de otras especies en casa, entre ellos conejos, cuyes, tortugas, y Ruby siempre los ha tratado con mucho cariño y ha cuidado de cada uno. Por supuesto, con Ramblin Rose, como llamaron al recién llegado gatito, no fue diferente.

La perrita aceptó fácilmente al gatito como suyo y comenzó a alimentarlo y cuidarlo como a sus otros bebés, es una chica llena de amor.

El pequeño felino recibirá cuidados de su madre canina durante otras semanas, para asegurarse de que tenga los nutrientes necesarios para desarrollarse correctamente. Por supuesto, Brittany también ha complementado su dieta de leche materna con biberones de fórmula para gatitos.

El método dual que recibe el gatito parece estar teniendo un buen efecto en su desarrollo. Ramblin Rose ha pasado de pesar 4,37 onzas (123 gramos)  a 7,27 (206 gramos) en corto tiempo. Por su parte, Ruby no extiende el cuidado solo en la alimentación, la perrita se asegura de quedarse al lado del gatito y mantenerlo a salvo junto al resto de su camada.

Tan pronto como el pequeño gatito huérfano esté lo suficientemente grande y saludable, será felizmente adoptado por un familiar de la pareja, ya que a los otros perros de la familia parece que no les gustan tanto los gatos como a la dulce Ruby.

Deja un comentario