in

Perrita fiel corre por del tráfico buscando ayuda para su dueño herido.

Milagro Muñoz Araya y su esposo habían detenido su vehículo cerca del hospital veterinario donde ella trabaja en Guapiles, Costa Rica, cuando vieron a una pequeña perrita que parecía perdida que corría de un lado a otro a través de la carretera, esquivando los autos. La perrita fiel buscaba ayuda para su padre humano.

Milagro comentó a The Dodo:

«Cuando vi que el perro corría de un lado a otro muy nerviosamente, supe que estaba tratando de decirnos algo. Entonces mi esposo y yo estacionamos el automóvil para ver qué pasaba con el pobre perro».

La perrita los condujo a un hombre que eastaba tirado en el suelo con un bastón a su lado. Parecía que estaba muy herido.

Milagro comentó:

«Mi esposo y yo inmediatamente corrimos hacia el hombre, y la perrita corrió con nosotros hasta donde estaba el hombre y ella comenzó a lamerlo sin parar. Mi esposo llamó a la ambulancia».

En aquel momento, había empezado a llover, pero el perro se quedó al lado de su dueño.

Milagro agregó:

«Ella nunca lo abandonó».

Milagro agregó:

«Él estaba consciente, pero  muy golpeado. Según personas que se acercaron al lugar, indicaron que el señor tiene problemas en una pierna, vive solo con el animal. Quizás debido a que le cuesta caminar, perdió el equilibrio y se cayó».

Cuando llegó la ambulancia, los paramédicos levantaron al hombre en una camilla y lo cargaron dentro del vehículo. La leal perrita subió también.

Milagro dijo:

«Inmediatamente fue directo a donde estaba su dueño en la ambulancia y se acostó sobre su pecho como puede ver en las fotos. El paramédico dejó que la perrita dijera adiós a su dueño, pero luego tuvimos que traerla porque no se le permitió quedarse en la ambulancia».

Finalmente el hombre fue llevado al hospital y un vecino se llevó a la perrita a su casa, mientras el señor se recuperaba.

Luego, Milagro compartió fotos del incidente en Facebook, y la publicación se viralizó, lo que la tomó por sorpresa.

Unos días más tarde, la mujer volvió al mismo vecindario para ver cómo estaba el hombre, que había sido dado de alta del hospital. Un hombre la llevó hasta el humilde lugar donde vive el señor con la perrita

Milagro se presentó al hombre, que se llama Don Jorge y su perrita se llama ‘Chiquita’.

Milagro luego dijo:

«Estuve muy feliz de ver que estaban bien. Pero al mismo tiempo, estaba triste de verlos viviendo en una pobreza tan horrible. El hombre tiene un problema con su pierna, lo que le impide caminar para comprar su medicina. Él tiene una vecina con un gran corazón que le da comida y lava su ropa».

Don Jorge no sólo cuenta con su vecina, sino que también tiene a Chiquita. Si Don Jorge alguna vez se mete en problemas otra vez, Milagro está segura de que Chiquita hará todo lo posible para rescatar a su querido dueño.

Como Milagro es veterinaria, decidió hacer algo más para ayudar: llevará a Chiquita a su clínica para ser esterilizada, vacunada y desparasitada, y para hacerle exámenes de sangre.

Milagro finalmente añadió:

«Creo que es muy importante que las personas conozcan este tipo de historias para que la gente cuide de los animales. Los animales son seres indefensos y de buen corazón que necesitan que cuidemos de ellos. Y no deben ser maltratados».

Deja un comentario