in

Perrita fiel espera junto a la puerta a que papá regrese del hospital.

No cabe duda de que los perros son los amigos más fieles que tienen los humanos, pero la historia de esta perrita que espera a que su padre humano regrese del hospital, ha llevado la fidelidad a otro nivel que no hubieras pensado.

Todo empezó cuando Katie Snyder llevó a su perrita, llamada Leia, a vivir con su padre por un tiempo, en el mes de abril. Se suponía que solo sería algo temporal, pues la idea era que Leia pasara un tiempo de vacaciones en la casa de sus abuelos humanos.

A Leia le encanta pasar tiempo con los padres de Katie, los quiere solo para ella, así que era la idea perfecta para relajarse por un tiempo. Además, le gusta mucho la calma y de esta manera podía descansar un poco de sus dos hermanos perrunos que son un poco inquietos, era el plan perfecto.

Leia no es un animal doméstico cualquiera, ella tiene una manera única de expresar su cariño y siempre encuentra la forma de trasmitir sus sentimientos a los humanos.

Katie, comentó a The Dodo:

«Leia no es el típico perro de peluche, ella es muy independiente y relajada. Leia ama a todos sus humanos a su manera. Ya sea acostada cerca de ti durante la noche de cine o sentada afuera de la puerta del baño esperando que termines».

Katie podía observar todos los días que su mascota la estaba pasando muy bien en casa de sus padres y que disfrutaba todo ese tiempo, lo que nunca llegó a imaginar era lo especial en que se había convertido el vínculo entre Leia y su padre al transcurrir aquel tiempo.


Dicha unión quedó en evidencia para todos cuando el vínculo de este dúo fue puesto a prueba por una difícil situación difícil que se vivió en casa, donde Leia mostró sus sentimientos.

Mientras los padres de Katie celebraban su aniversario de bodas número 40, el hombre de avanzada edad tuvo algunas complicaciones de salud, él lamentablemente padece cáncer y tuvo que ser internado en el hospital.

La madre de Katie acompañó a su esposo al hospital, pero tuvo que regresar a casa por las estrictas medidas de aislamiento obligatorio, debido al Covid-19. Cuando la mamá de Katie retornó sola al hogar quedó claro que no era la única angustiada, pues Leia estaba en la puerta esperando ansiosamente.

Lo sorprendente es que ella se quedó junto a la puerta principal con la cabeza inclinada, esperando pacientemente a que su padre humano regresara.

La conmovedora escena impactó a la madre de Katie, quién de inmediato decidió tomar una foto de la perrita con el corazón roto y enviársela por mensaje de texto a Katie.

Katie, dijo:

«Cuando me envió esa foto, inmediatamente rompí a llorar. Me mató absolutamente. Pude ver cuánto realmente amaba a mi papá y que lo extrañaba».

Al día siguiente, cuando el padre de Katie estaba de regreso en casa, tanto él como Leia, estaban felices de volver a estar juntos. Sin lugar a duda, esto dejó en evidencia el gran afecto que se tenían el uno al otro y que su unión es muy especial.

Después de ver cuanto afectó la ausencia de su padre a Leia, Katie decidió organizar todo para que se quede permanentemente con él.

«Cuando se trata de lealtad, ella es la verdadera definición de un perro. Él es su humano ahora».

Ahora, en casa ya hay dos chicas que están pendientes de la salud de papá, y seguramente, él esta feliz de la atención recibida.

«Mi mamá ya se ha acostumbrado a que otra chica lo bese en la mejilla».

Por lo pronto, el padre de Katie y Leia seguirán compartiendo su gran vínculo de lealtad por mucho más tiempo.

También te puede interesar:

Deja un comentario