in

Perrita finge estar perdida para que las personas se detengan y le den cariño.

Mientras que Alyson Aguerrebere corría por un sector de Long Beach, California, notó a una pequeña perrita blanca que estaba en la acera delante de ella. Al mirarla al detalle , se dio descubrió que no tenía algún tipo de collar y comenzó a preocuparse, porque tal vez estaba perdida.

Alyson comentó a The Dodo:

«Parecía perdida. Me estaba mirando desde unos 12 metros de distancia cuando me acerqué a ella».

La amable perrita también caminó hacia la mujer, pero en aquel momento ella vio un gran letrero que estaba en el césped alertando a los transeúntes.

Al parecer, la perrita tenía un plan bien elaborado para engañar a las personas y hacerles creer que está perdida para recibir un poco de atención. El letrero está hecho en un pedazo de cartón y tiene la foto de la perrita; describe lo que intenta hacer, y además tiene su cuenta de Instagram.

El cartel dice:

«Soy Harper. Yo vivo aquí. Finjo estar perdida, así que te detendrás y me acariciarás».

Alyson estaba sorprendida con el engaño que intentaba emplear Harper, sobre todo porque ella era la última persona en caer en la trampa.

La mujer dijo:

«El letrero era muy gracioso y me di cuenta de que ella le hace esto a todo el mundo. Así que me senté, la acaricié y le froté la barriga durante 25 minutos».

Harper vive con una familia amigable que decidió adoptarla, pero parece que no recibe suficiente atención en casa, por lo que sale para obtenerlo.

Generalmente, la familia permite que Harper pase tiempo en el patio delantero para que pueda obtener las caricias que tanto pide a los transeúntes. Pero siempre están pendientes de ella, para asegurarse de que no se meta en algún problema y pueda continuar con su rutina amorosa.

Alyson agregó:

«Su dueña salió a los 25 minutos y dijo: ¡Oh, ¿te engañó para que le des amor?! Dijo que lo hace constantemente, varias veces al día, y nunca quiere entrarse porque recibe mucha atención».

Y es que, en pocos minutos, Harper se dio la vuelta para que Alyson frotara su barriguita, y luego se arrastró hasta su regazo. Sin duda alguna, Alyson quedó impactada con la actitud de Harper y amó los pocos minutos que compartió con su nueva amiga canina.

También puedes leer:

Deja un comentario