in

Perrita que nació con la columna vertebral muy corta no sabe que es diferente a los demás perros.

Esta adorable  perrita que nació con su columna vertebral corta no sabe que es diferente a los demás y vive una vida totalmente feliz junto a su familia

Tilly, una perrita spaniel tibetano es una chica muy especial. Su dueña supo de ella gracias a un anuncio en línea sobre una camada de cachorros que estaban entregando en adopción, pero uno de ellos era diferente; uno de los cachorros nació con una columna vertebral muy corta.

Pero a Anna Marie Giannini, la cuidadora de Tilly, no le importó que su cachorra fuera «diferente», para ella era una cachorra muy encantadora y perfectamente normal. Sabía que debía cuidarla y que con mucho amor de su parte, la pequeña saldría adelante.

Anna comentó a The Dodo:

«Cuando llegué, me habían dicho que uno de los cachorros estaba deformado y que no podían encontrarle un hogar, lo que podría llevar a la eutanasia. Ya me había enamorado de ella y planeé nuestro próximo año juntos en mi cabeza antes de que él terminara de decir esa horrible declaración».

La pequeña perrita nació con el síndrome de la columna corta. Esta condición es poco común, e impide el correcto desarrollo de las vértebras, lo que hace lucir sin cuello y con una espalda corta al perro, además de reducir sus movimientos considerablemente.

Cuando finalmente Anna sostuvo a Tilly en sus brazos, estaba muy conmovida al ver lo hermosa y frágil que era, y no podía creer que nadie quisiera llevarla a casa. Para Anna, la decisión ya estaba tomada; llevaría a Tilly a casa con ella y le brindaría todo el amor que nadie le quería ofrecer.

«Cuando la conseguí, era una pequeña y sucia bola de pelos. Encajaba perfectamente en mi mano, y mientras conducíamos a casa desde donde la recogí, se acostó en mi regazo y me miró con sus grandes ojos marrones, y supe que ella me necesitaba y yo la necesitaba».

Con el tiempo, la condición de Tilly se ha hecho más evidente, pero esto no ha impedido que lleve una vida normal como cualquier otro perro curioso y travieso.

“Nació con un síndrome y, al igual que los humanos que nacen con un síndrome, su cuerpo ha aprendido a adaptarse y está prosperando. No ha tenido problemas de salud ni complicaciones debido a su columna vertebral corta, y [esperamos] que viva una vida larga y saludable”.

Tilly es bastante independiente, e incluso su dueña ha llegado a pasar por alto sus limitaciones; las únicas veces que la perrita requiere de ayuda es para subir y bajar de los muebles y las camas, así que tiene sus propias escaleras especiales.

Debido a su columna vertebral rígida, tampoco puede girar la cabeza para ayudarse cuando algo le incomoda en su cuerpo y quiere rascarse. Entonces, Anna se asegura de tomar un poco de tiempo para rascarla y darle un poco de alivio con suaves masajes.

La dulce Tilly es muy consentida, disfruta estar cerca de su cuidadora todo el tiempo y la colma de besos cada cierto tiempo; es su forma de demostrarle cuanto la ama y lo feliz que es a su lado.

«Duerme en la cama conmigo como una pequeña humana, apoyando la cabeza en la almohada y metiendo las piernas en la manta. Ella siempre tiene que estar cerca de mí, tocándome. Cuando cocino, ella se para justo entre mis piernas. Cuando estoy haciendo la tarea, ella está acostada a mi lado con sus patas sobre mí».

Anna asegura que ha aprendido mucho gracias a Tilly, le ha recordado que siempre se debe estar agradecido por todo lo que se tiene y a ser feliz con eso. Ella cree que su perrita no sabe que es diferente y aunque su apariencia suele atraer miradas en la calle, eso parece no importarle en absoluto, ella es feliz y eso es lo que más importa.

https://www.tiktok.com/@tillythefriendlyloaf/video/6959708713749925126

Anna finalmente expresa:

«Estoy muy agradecida de poder ser quien le proporcione una buena vida y poder pasar todo este tiempo con ella. Constantemente me recuerda que ser diferente es algo especial”

También te puede interesar:

Deja un comentario