in

Perrita no puede ocultar su felicidad al descubrir que finalmente sería adoptada

La perrita de nombre Ava, llegó a Hoke County Animal Shelter, un refugio ubicado en Carolina del Norte, Estados Unidos, después de que su dueño la entregara. En aquel momento, la perrita estaba devastada y su rostro reflejaba una gran tristeza , pues no entendía por qué su vida daba un giro tan inesperado.

Lo cierto era que la única vida que conocía llegó a su fin, pero nunca pensó que este hecho sería el inicio de su felicidad.

Kristi Pylant, una trabajadora del refugio, estaba presente cuando la triste Ava llegó, y su actitud desolada realmente conmovió su gran corazón.

Desde aquel entonces, la mujer decidió hacer todo lo que estuviera a su alcance para cambiar el ánimo de Ava y calmar todos sus temores.

Kristi comentó a The Dodo:

«Estaba absolutamente aterrorizada y triste, era comprensible. Después de pasar tiempo con ella, nos hicimos amigas».

Poco a poco las acciones de Kristi empezaron a dar resultado, y la amigable Ava empezó a demostrar su gran personalidad y volvió a sonreír.

El corazón roto de la perrita se estaba sanando gracias a la paciencia de sus cuidadores, sin embargo, esto no sería lo mejor de todo. Un visitante del refugio tuvo la fortuna de conocer a Ava y su historia, y en el mismo instante se enamoró de ella.

El visitante sabía que podía brindarle el hogar con mucho amor que tanto necesitaba y no lo pensó dos veces para hacer los trámites de adopción.

Parecía que la mala suerte de la tierna Ava había cambiado completamente y ella daba a entender que sabía lo que estaba sucediendo. Kristi siempre ha estado en el refugio para recibir a los animales con el corazón roto, pero esta vez estaba allí para despedirse de la perrita feliz.

Ava no podía contener su felicidad y la demostraba con muchas sonrisas, incluso en medio de su emoción se detuvo para dar las gracias a Kristi. Sorprendiendo a todos, Ava extendió su patita en forma de agradecimiento a su amorosa cuidadora, por todo el amor que le había brindado.

Kristi finalmente añadió:

«Fue muy dulce de su parte ofrecerme su pata cuando la adoptaron».

Si bien, Ava sintió su vida devastada al llegar al refugio, esto solo sirvió como un alto en su camino para encontrar la verdadera felicidad por siempre. Gracias al trabajo de Kristi y de todos los trabajadores del refugio, Ava ahora cuenta con una familia que le ofrecerá mucho cariño.

Deja un comentario