in ,

Perrita que paseaba ve a un hombre en un banco y se da cuenta de que lo conoce.

Los perros son animales tan especiales que cuando conocen a alguien y se convierten de alguna manera en personas importantes para sus vidas, nunca los borrarán de sus recuerdos.

Rave es una adorable perrita caniche que siempre se ha caracterizado por ser muy gentil y nunca desaprovecha la oportunidad de saludar a sus amigos. Ella demostró que no importa cuánto tiempo pase, si eres un gran amigo de Rave, siempre tendrás un lugar en su corazón.

Hace casi un año, la madre de Rave, Kim Carino, resolvió entrenar a su perrita para que tuviera un mejor comportamiento en su casa.

Un amigo del hermano de Kim ofreció su ayuda para entrenar a Rave, ya que tiene mucha experiencia adiestrando perros y podía enseñarle muchas cosas. A medida que pasaron los entrenamientos, el maestro de Rave se convirtió en algo más que eso y formaron una linda y leal amistad.

Kim comentó a The Dodo:

«Nos reuníamos con él semanalmente. Rave lo adoraba».

Los entrenamientos de la perrita duraron todo el verano, pero Rave finalmente se graduó y pudo poner en práctica sus conocimientos adquiridos. Aunque su entrenador solo estaba realizando un trabajo de aprendizaje, Rave se ganó su corazón y siempre recordaba su alegría y todo su entusiasmo.

Hace poco, luego de 10 meses de haber terminado sus entrenamientos, Kim y su amigo entrenador decidieron planear una sorpresa para Rave. Ambos acordaron reunirse en el parque donde realizaban los entrenamientos, pero la idea era que Rave descubriera por sí misma la sorpresa.

Así que el hombre accedió sentarse tranquilamente en un banco del parque para ver si la amable Rave lograba reconocerlo y saludarlo.

La pregunta era: ¿realmente lo recordaría después de todo ese tiempo?, nadie sabía la respuesta, pero se tenía que vivir el momento para saberlo. Cuando llegó el día del encuentro “casual”, Kim decidió grabar el suceso y Rave dejó atrás cualquier duda que ellos pudieran tener.

Kim dijo:

«Quería ver si ella notaba que era él. Sospeché que lo haría porque es una caniche inteligente. Cuando vi la reacción que tuvo con el amigo de mi hermano, no tuve ninguna duda de lo especial que es. Me calentó tanto el corazón».

La perrita estaba feliz de volver a ver a su maestro y amigo, lo acariciaba y parecía decirle que lo había extrañado mucho en todo ese tiempo.

Tanto Kim como su amigo quedaron sorprendidos y encantados con la reacción de Rave, por lo que acordaron convertir la reunión en una rutina.

Kim finalmente añadió:

«Él será un amigo mío y de Rave para siempre».

Después de todo, Rave solo se merece momentos buenos, ya que ha sido el regalo más grande que ha recibido Kim en toda su vida.

Deja un comentario