in

Perrita peluda fracasa como perro pastor porque ovejas creen que es una de ellas

Esta perrita landosa lamentablemente fracasa como perro pastor debido a su encantadora apariencia física. La perrita de cuatro años, de raza terrier tibetano, siempre siguió los parámetros para ser un perro pastor, pero parece que la vida le cambiaría su destino.

Nala hace todo lo que necesita para pastorear a las ovejas, pero parece que no la toman enserio porque se parece mucho a ellas.

 

 

Jamie Beau Brewer dirige una granja familiar ubicada en Broadway, Worcestershire, en donde viven 200 ovejas y otros animales. El hombre necesitaba ayuda con las ovejas, por lo que empezó a buscar a un perro pastor que lo ayudara con está complicada tarea.

Él acogió a Nala cuando era solo una pequeña cachorra, y desde ese momento procuró enseñarle todo lo relacionado con el cuidado de las ovejas. Para su mala fortuna, luego de aprender a pastorear a las ovejas, la vida parecía tener otro objetivo en la existencia de Nala debido a su apariencia.

Siempre se ha caracterizado por tener un pelaje blanco, esponjoso, abundante y tiene una pequeña nariz negra, lo que la hace parecer mucho a las ovejas.

 

 

Jamie comentó a METRO:

«Estaba buscando un perro pastor y me encontré con una raza de terrier tibetano que era muy conocida por ser perros pastores y decidí conseguir a Nala».

Desde pequeña, su instinto pastoral la hacía atacar a las ovejas con algunos ladridos, pero no le ponían mucha atención por su tamaño. Ahora, cada vez que sale a arrearlas, termina jugando con las ovejas y ellas no la toman enserio porque piensan que es una de ellas.

Nala quiere hacer su trabajo completo, pero es muy débil en su postura y siempre cede cuando es la hora de corretear a sus amigas.

 

 

Jamie agregó:

«Es una perrita de trabajo fallida y ahora pasa la mayor parte del tiempo en casa, acostada en el regazo de alguien».

La perrita trataba de hacer su labor, pero cuando las ovejas se daban cuenta que era ella, sabían que podían salirse con la suya.

A veces las logra llevar hasta la puerta, pero nunca ha podido terminar su trabajo completo, por lo que se aburre a la mitad de su tarea. Definitivamente, la tierna apariencia de Nala ha provocado que su misión como perro pastor sea un total fracaso y tenga que dedicarse a otras cosas.

Jamie finalmente dijo:

«La gente suele pensar que se parece a uno de los corderos».

 

 

Todavía sigue saliendo con la intención de ayudar a Jamie, pero su presencia termina siendo solo un objeto de decoración para alegrar el día. Nala es muy mimada, y a pesar de que no cumple totalmente con sus labores, su familia seguirá amándola por el resto de sus días.

También puedes leer:

Deja un comentario