in

Perrita que perdió sus dientes por comer rocas logra encontrar la felicidad

Esta es Tusk (Colmillo), una hermosa perrita que se encontraba abandonada en la ciudad de Los Ángeles, California (Estados Unidos). Al no tener cómo conseguir alimento, la perrita perdió sus dientes por comer rocas, exceptuando un solo colmillo de dónde surgió la idea de su nombre.

Tusk fue rescatada por voluntarios de Much Love Animal Rescue quienes le brindaron inmediatamente la atención veterinaria que requería. Fue sometida a una operación de útero de la cual salió victoriosa.

Tras su recuperación, Tusk encontró por fin un hogar en dónde dar y recibir amor, gracias a un evento de adopción en donde conoció a Amanda Forth quien se convirtió en su nueva madre desde hace dos años y medio.

Amanda comentó a The Dodo:

«Yo no estaba buscando conseguir un perro, pero estaba caminando al mercado de agricultores en Santa Mónica, y me detuve a mirar a los perros que estaban afuera del rescate emergente semanal, fue amor a primera vista. No podía dejarla ir, era demasiado dulce».

Tusk tiene aproximadamente 11 años de edad y a pesar de la falta de sus dientes y su lengua que normalmente se encuentra afuera, es fantástica, amigable y absolutamente adorable.

A pesar de la complicada situación que tuvo que afrontar, Tusk ama a todos y siempre está demostrando su felicidad, no permite que su pasado se interponga en su nueva vida.

 

 

Amanda comenta:

«Ella es dulce, tranquila y le gusta abrazar, pero también es muy independiente».

Aunque tiene sólo un diente, Tusk quiere comer toda la comida que se encuentre en su camino, como si hubiese jurado no comer rocas de nuevo.

Amanda finalmente añadió:

«Le encanta roer zanahorias. Ella lleva una zanahoria gigante entera a su boca y luego busca un espacio privado para roer la zanahoria durante una hora con su colmillo».

Deja un comentario