in

Perrita rescatada no dejaba que nadie la tocara y ahora adora los besos.

Leesa es una perrita pitbull sin hogar que vivía en las calles de Los Ángeles con una bultosa masa mamaria. Cuando esa masa se rompió, ella vagaba sangrando y con mucho dolor hasta que alguien se dio cuenta de que necesitaba ayuda. Hope For Paws le brindo la ayuda y ahora esta perrita que no quería que la tocaran, adora los besos y necesita un hogar para siempre.

Hope For Paws recibió una llamada sobre Leesa, y al enterarse de que estaba sangrando, corrieron inmediatamente a donde había sido vista tan rápido como pudieron.

Eldad Hagar, fundador de Hope For Paws, comentó  a The Dodo:

«Alguien que sigue a Hope For Paws vio a Leesa viviendo detrás de un restaurante, escondida debajo de los autos, y no se sentía bien. Podía ver sus tumores sangrado, por lo que me pidió ayuda. Yo no sabía qué tan grave era el sangrado, por lo que no nos detuvimos para conseguir una hamburguesa y sólo corrimos a la ubicación de rescate».

Eldad intentó llegar a Leesa y atraparla, pero tan pronto como se acercó, Leesa se asustó y se alejaba y se puso debajo de otro auto. Él supo que tendría que ganarse la confianza de Leesa si quería llevarla a salvo así que decidió intentar lentamente acariciándole la cabeza.

Luego de un tiempo, ella al fin pudo relajarse y Eldad la pudo sacar de ese lugar.

Leesa sólo necesitaba un poco de cariño, y una vez que pudo darse cuenta de que Eldad no significaba un peligro para ella, subió a su regazo y comenzó a darle besos como una forma de darle las gracias por salvar su vida.

Eldad dijo:

«He hecho esto miles de veces ya, pero siempre es tan especial pasar por este proceso en el que realmente desarrollas una relación y confianza en un corto período de tiempo (todo el rescate tomó menos de 30 minutos)».

Eldad luego añadió:

«Era tan dulce tenerla en mi regazo, se acercó para recibir un abrazo, y luego robarle un beso. Su reacción por mí besándola era aún más dulce. Casi reaccionó como un humano».

Ella fue llevada rápidamente a un veterinario donde tuvo una cirugía para remover sus tumores mamarios, así como un tumor en la cabeza y uno en la espalda. Su recuperación tomó un tiempo, pero ahora está en un hogar de acogida amoroso, esperando el día en que pueda encontrar una familia para siempre.

Eldad finalmente dijo:

«Fui a visitar Leesa, y ella está increíblemente bien. Ella está saludable, feliz, corriendo y se la pasa tan bien jugando con los juguetes».

One Comment

Leave a Reply
  1. LAMENTO TANTO LA MUERTE DE MI PERRA RESCATADA DE TERCERA EDAD EL VETERINARIO ME LA ESTERILIZO Y LE DEJÓ ESAS MASAS SANGRANTES EN SUS MAMAS, SUFRIÓ MUCHO HASTA QUE MURIÓ…ESE VETERINARIO ESTÁ ACÁ EN VENEZUELA WILLIAM ESPAÑA, ESE DESGRACIADO ME SACÓ DINERO PARA NADA….ME DECÍA QUE ERA MEJOR PRACTICARLE LA EUTANASIA Y ME QUERIA COBRAR DEMASIADO….NO LA PUDE LLEVAR Y AL FINAL CON MUCHO SUFRIMIENTO.. MI NICOLE MURIÓ…..!!!!!

Deja un comentario