in ,

Perrita sin hogar corre desesperada hacia una mujer en la gasolinera pidiendo ser adoptada

La vida para un perrito que se ve obligado a vivir en las calles es extremadamente dura y peligrosa. Sin un techo para vivir, estás criaturas indefensas tratan de buscar desesperadamente un refugio para protegerse, sin embargo, muchas veces su vida puede cambiar gracias a personas de buen corazón.

Esta perrita vivía en los alrededores de una gasolinera en Ucrania; constantemente rogaba por caricias y se acercaba a saludar a las personas que visitaban el lugar. Siempre era muy amable y cariñosa, pero lo que más deseaba era que alguien algún día le pudiera dar un hogar para siempre.

Afortunadamente, su historia tiene un final feliz, ya que gracias a una serie de videos y fotografías de la perrita saludando a todos en la gasolinera llamó la atención de las personas.

En los videos, la perrita siempre está sonriente y moviendo la colita, por lo que algunas personas se conmovieron con su encantadora actitud. Entre ellas, hay personas muy amigables que dedican su vida a ayudar a los animales indefensos, como la fundadora de Love Furry Friends.

Luego de ver los videos, la mujer se alistó para ir a rescatar a la perrita. Ella siempre se ha caracterizado por ser un ángel para los animales sin hogar, por lo que está dispuesta a hacer lo que esté a su alcance para ayudarlos.

Entonces, sin pesarlo dos veces, saltó a su vehículo y condujo hasta la estación de servicio para poder encontrar y ayudar a la indefensa perrita.

Cuando llegó, los trabajadores le informaron que la perrita pasa la mayor parte de su tiempo en la estación y que no tiene hogar. Por ello, la mujer sabía que la perrita necesitaba ayuda con urgencia y, cuando se acercó a ella, el animal corrió y la saludó felizmente.

Parecía que la perrita estuviera entendiendo que ella estaba allí para ayudarla y, rápidamente demostró lo agradecida que estaba. Una vez que estuvo a salvo, la llevaron a un veterinario para que revisaran su estado de salud.

Después de muchos exámenes, los veterinarios determinaron que no padecía nada grave y, después de una vista al peluquero, la imagen de la perrita cambió.

La perrita, a la que llamaron Linda, estaba lista y entró en una casa tal vez por primera vez en su vida, donde recibió la mejor alimentación.

Se cree que Linda tiene aproximadamente dos años y, a pesar de su triste pasado, se adaptó rápidamente a su nuevo y cómodo hogar. Linda está muy feliz y se quedará al lado de su rescatadora hasta que puedan encontrarle un hogar amoroso para siempre.

Deja un comentario