in

Amigable perrita vagaba por una calle muy transitada pidiendo ayuda con quienes se cruzaba.

Esta perrita que vivía en las calles de Rumania, solía perseguir de manera desesperada a todos los transeúntes que encontraba, con el fin de conseguir un poco de atención. Era una sobreviviente de las calles, pero por la forma en la que actuaba sabía que alguna de las personas con las que se encontraba la podía ayudar.

Por lo general, se le podía ver caminando en diferentes direcciones, esquivando autos y siguiendo a la gente, como si estuviera buscando algo o alguien.

Afortunadamente, los rescatistas de Howl of the Dog, se enteraron de la situación de la perrita sin hogar y decidieron buscarla para ayudarla.

Los voluntarios de la organización de rescate estaban decididos en rescatar a la perrita necesitada, pues querían cambiar su situación y que tuviera una mejor vida. Cuando llegaron al lugar, rápidamente la encontraron, pero debían tener cuidado al acercarse para no espantarla y que no intentara escapar.

Lo último que querían los rescatistas era que la perrita empezara a correr en medio de las calles y fuera atropellada por algún vehículo. Por ello idearon un plan para acercarse a ella lentamente, así que le dieron varias golosinas con el propósito de irse ganando su confianza.

El plan funcionó perfectamente, ya que en pocos minutos los voluntarios le pudieron poner la correa alrededor de su cuello y la pudieron rescatar. Luego de eso, el proceso se hizo mucho más simple y decidieron llevarla al veterinario local para hacerle un chequeo médico y saber qué problemas tenía.

Mientras viajaban en el auto, la perrita parecía disfrutar mucho del viaje, en poco tiempo todos estaban en la clínica veterinaria.

El veterinario la revisó y buscó si tenía un microchip, que se requiere en Rumania, para determinar su edad y si necesitaba alguna vacuna, y resultó que la perrita a la que sus rescatistas llamaron Lily, tenía dos años, su salud estaba bien y no le faltaba ninguna de sus vacunas, por lo que todos estaban felices.

No obstante, querían asegurarse de cuidarla bien, entonces le dieron algunos suplementos y vitaminas para lograr estimular su sistema inmunológico y evitar alguna enfermedad. También le cortaron una parte de su pelaje porque tenía goma de mascar, y no había forma de quitarla.

Le dieron un baño y la limpiaron completamente, luego la llevaron a un parque cercano para darle su primer paseo. Lily estaba algo confundida y no sabía qué hacer, pero sus rescatadores la guiaron y pronto estaba jugando con otros perros.

Gracias a los voluntarios del refugio, Lily estaba lista para comenzar su nueva vida, ahora lo que faltaba era poder encontrarle un hogar definitivo. Las buenas noticias no tardaron en llegar, ya que Lily no tuvo que esperar mucho y una familia de Alemania decidió adoptarla para siempre.

El personal del refugio estaba feliz por la adopción de Lily, así que decidieron compartir en su página de Facebook, la buena suerte que había tenido la perrita.

Ellos publicaron en Facebook:

«Lily ha encontrado un maravilloso hogar en Alemania».

Lily finalmente encontró un hogar amoroso, y ahora solo disfruta del amor de su familia y de la compañía de su hermano adoptivo llamado Mambo.

Deja un comentario