in ,

Perrito anciano perdido está muy feliz al volver a abrazar a mamá.

Cuando Miles desapareció por primera vez, su familia se encontraba muy angustiada. Al parecer, el perrito logró de alguna manera escapar en medio de un descuido por una puerta abierta y, a pesar del esfuerzo de su familia, no pudieron dar con su paradero. Miles es un perro anciano y su visión es limitada, por lo que luego de seis semanas de no tener noticias sobre su paradero, su familia temía lo peor.

Afortunadamente, Miles contaba con un microchip y fue encontrado por unas personas que lo llevaron al refugio del condado de Fulton, administrado por LifeLine Animal Project. El refugio lo escaneó en busca de un microchip e inmediatamente se comunicó con su familia, ellos no podían creer la noticia, era la llamada que habían esperado y estaban más que agradecidos.

Lauren Ruiz, especialista en relaciones públicas de LifeLine Animal Project comentó a The Dodo:

“Su dueña rompió a llorar cuando le dijeron que habían encontrado a Miles y que estaba en el refugio en 30 minutos”.

No se sabe cómo Miles se las arregló para sobrevivir por su cuenta durante seis semanas, pero por fortuna el perrito es muy fuerte. Estaba sucio y necesitaba urgentemente de un baño, pero nada de eso importó cuando él y su madre tuvieron su reencuentro.

Lauren recuerda:

“Estaba eufórica y emocionada cuando se reunió con Miles. Aunque asustado y conmocionado por su separación, Miles se relajó visiblemente y se sintió cómodo al instante una vez que se dio cuenta de que estaba de vuelta en los brazos de su familia”.

Cuando llegó bajo el cuidado del refugio, Miles estaba confundido y nervioso, pero tan pronto como estuvo de nuevo en los brazos de su mamá, todo quedó atrás. Después de seis semanas fuera de casa, su vínculo era mucho más fuerte.

Gracias a su microchip y a las personas que lo encontraron en las calles, Miles ahora está de vuelta en casa con su familia. Y aunque ha pasado por una terrible experiencia, la familia confía en que con un poco de descanso, cuidado y muchos mimos, el dulce peludo volverá a ser el mismo de siempre.

Deja un comentario