in

Perrito callejero ayuda a parar el tráfico para que los niños puedan cruzar la calle.

 Un perrito de aproximadamente cuatro años, en Georgia, entre Europa y Asia, Kupata, que vive en las calles aledañas a la gran carretera donde fue protagonista de esta historia, que nos pone el corazón contento y nos hace ver como las hermosas almas de los animalitos sienten una conexión y un sentido de protección enorme por los humanos más pequeños. Él es un ejemplo en esta labor que se toma muy en serio.

El 23 de enero, en el transcurso de una mañana normal, un transeúnte de la zona, en la ciudad costera de Batumi, vio algo sorprendente de manera positiva: un grupo de pequeños estudiantes intentaba cruzar una calle con destino hacia uno de los parques de la zona, cuando, este encantador perrito, se interpuso con determinación entre los carros y estos peatones para impedir que los vehículos cruzaran, usando su mejor recurso: sus ladridos.

En el video se ve perfectamente la preocupación de Kupata para que los pequeños llegaran a salvo al otro lado de la calle.

Sin pensarlo demasiado, el ciudadano empezó a filmar la escena que fue totalmente coordinada: mientras Kupata ladraba y detenía a los vehículos antes del paso de cebra, los pequeños alumnos junto con su maestra empezaron a cruzarla.

Mientras tanto y como quien cuida de los suyos, el perrito volteaba a mirar a los niños para vigilar si todo estaba bien, rogando desde sus ladridos para que nadie les hiciera daño, mientras les seguía dando paso para continuar el camino. Cuando todos terminaron de pasar, él hizo lo mismo y se retiró hacia la otra acera con un paso elegante y discreto.

Sin embargo, esto no fue algo de una sola vez, el adorable perro es un constante agente de servicios de tránsito en la zona pero solo hasta que lograron grabarlo su acción fue reconocida.

Amamos a los animales y sabemos que de ellos podemos esperar este tipo de acciones por su corazón bondadoso y desinteresado. A pesar de eso, los actos de Kupata pusieron en evidencia sus carencias y necesidades como animalito que vive en las calles. Este adorable perrito de manchitas negras vive cerca a la recepción de uno de los edificios de la zona y ya es conocido por quienes transitan el lugar frecuentemente y por vecinos que afirman que siempre tiene la misma práctica, en especial con los niños

Aún a pesar de su conmovedor gesto y de las muchas visualizaciones que ha obtenido a través de las redes sociales, Kupata aún no ha podido encontrar un hogar permanente.

Sin embargo, por su gran corazón y entrega a la seguridad de esta ciudad, que es un gran foco turístico, recibió un premio bastante esperado por parte del Departamento de Turismo de la región como galardón: una casita de madera y un comedero, ubicados en el que era su rincón de descanso, además de una placa que reza «La elección del pueblo» en señal de su valiente labor.

Tal vez Kupata siga viviendo una vida modesta en las calles, sin embargo, las imágenes que fueron difundidas lo han ayudado a obtener cariñitos, comida, amor y tal vez, en los siguientes meses, una nueva familia. A pesar de todo esto, él seguirá haciendo su labor habitual porque para los animalitos la vida no se trata de recompensas, sino de hacer lo que les sale del alma.

También te puede interesar:

Deja un comentario