in

Perrito que vivía en las calles intenta reunir el valor para entrar a su nuevo hogar

La vida para la muchos de los perritos abandonados en las calles es muy difícil, y en situaciones suele afectar directamente su comportamiento, sin embargo, su nobleza y timidez siempre salen a relucir, como pasó con un perro que vivía en la calle, y ahora tiene problemas para creer que puede entrar a su nuevo hogar.

Samantha Zimmer, una voluntaria que rescata y cría perros que necesitan ayuda en Houston, Texas, recibió una llamada que alerta sobre una camada de perros sin hogar. La mujer que envió el mensaje, había estado alimentado a estos perritos todos los días en el mismo lugar, pero necesitaba que la ayudaran.

Cuando Samantha se enteró de que se acercaba una gran tormenta de nieve a Texas, decidió rescatar a la mayor cantidad de perros sin hogar.

Samantha comentó a The Dodo:

«Recibimos tres perros de esa manada ese día y Boomer fue uno de ellos».

El perro llamado Boomer, fue el que más llamó la atención de todos, pues era muy tímido y fue muy difícil lograr ponerlo a salvo.

Al parecer, había tenido una vida muy complicada en las calles y no quería acercarse ni dejar que nadie se le acercara, era muy temeroso y esquivo. Pero, después de muchos intentos lograron atraparlo, y lo llevaron al veterinario para realizarle una revisión médica completa y determinar su estado de salud.

El veterinario descubrió que padecía de la enfermedad del gusano del corazón, tenía una fractura sin tratar en una de sus patitas y, en algún momento, le habían disparado con una pistola de perdigones.

Pero, tal vez la situación más triste de Boomer se dio en el momento en el que se trasladó a la casa de Samantha.

A pesar de que todos le demostraban su cariño, al momento de entrar a su nueva casa no estaba seguro si le permitirían hacerlo. Sin importar cuánto aliento recibiera, el perrito se quedaba en la puerta y no pasaba de allí, nunca lo habían dejado entrar a una casa.

Samantha añadió:

«Un día me iba a trabajar y quería ver si entraba solo. De hecho, lo habíamos llevado adentro la mayor parte del tiempo. Era evidente que nunca lo habían dejado entrar y quería hacerlo».

Luego de entender que todo estaba bien y que ese era su nuevo hogar, Boomer finalmente ingresó y recibió muchas mimos.

Samantha ha pasado mucho tiempo tratando de ganarse la confianza del perrito y de hacerle saber que no volverá a estar en la calle. Poco a poco, Boomer está empezando a comprender que es un perro amado y que tiene una nueva vida.

Ahora, el leal perrito entra lentamente por la puerta, pero siempre verifica que su madre adoptiva esté de acuerdo para seguir adelante. Boomer disfruta de su nueva vida y adora pasar tiempo acurrucándose en el sofá con su familia de acogida y recibir mucho amor.

Samantha está segura de que Boomer pronto estará listo para ser adoptado, y que no tendrá problemas para encontrar un hogar para siempre. Después de todo, Boomer ha demostrado ser un perrito muy amable, noble y cariñoso, lo que le permitirá encajar en cualquier familia.

Deja un comentario