in

Perrito sigue a los niños a escuela y termina en la oficina del director.

Sandy es un adorable perrito que es muy protector. Él ha estado junto a su familia desde cachorro y suele estar muy pendiente de ellos y todo lo que hacen; vigila todos sus movimientos para que estén siempre a salvo, y es por eso que un día decidió seguir a los niños hasta la escuela para terminar en la oficina del director.

Cuando los niños salen en las mañanas camino a la escuela, Sandy intenta seguirlos y en situaciones se escapa por la puerta para caminar a su lado, pero sus padres lo detienen y lo llevan de regreso a casa antes de que pueda llegar lejos. Él sería muy feliz en la escuela para estar pendiente todo el tiempo de sus personas favoritas.

Karen Manthey la madre de Sandy comentó a The Dodo:

“Quiere estar involucrado en todo lo que hacemos. Le molesta cada día que alguien de nuestra familia deje su cuidado. En los viajes de campamento, si la familia está separada, pasará todo el tiempo corriendo de un lado a otro para verificar que cada grupo esté seguro».

Un día, mientras la familia estaba distraída, el perro logró escapar y llegar por su propia cuenta hasta la escuela. Tan pronto como fue visto en los pasillos, algo nervoso y exaltado, lo llevaron hasta la oficina del director para llamar a su familia.

Durante este tiempo lo acompaño uno de sus niños, y al volver Sandy a casa, Karen no salía del asombro por sus travesuras.

La mujer nunca se enteró de que el perro había escapado camino a la escuela hasta que su hija regresó a casa con su perro.

Ella agregó:

“La escuela había intentado llamarme pero mi teléfono estaba apagado, mi vecino que estaba en la escuela tomó la infame foto de él para preguntar si era mío. Debido a que vivimos tan cerca, la escuela permitió que mi hija lo llevara a casa. Ambos estaban encantados con la aventura».

A pesar de su travesura, Sandy no parecía preocupado o culpable de lo sucedido, realmente se sentía bastante orgulloso de sí mismo.

La madre del perro se acercó a la escuela a disculparse y saber qué daños había causado para compensar las travesuras que hubiera ocasionado su intrusión, pero para su sorpresa, en la escuela parece que se divirtieron mucho con la visita del perro.

Karen agregó:

“Cuando llegó a casa, estaba encantado con las aventuras del día. En todo caso, creo que lo intentará el doble para poder volver a escabullirse con los niños».

Karen dijo que se habían divertido mucho con Sandy y dijo:

“Me presenté allí para disculparme y pagar por las persianas, pero el conserje de la escuela ya las había reemplazado. En su lugar, me pidieron que les enviara la foto por correo electrónico. Las señoras de la oficina lo querían».

La madre de Sandy afirma que su perro suele cumplir las reglas, y seguramente solo deseaba asegurarse de que los chicos estuvieran a salvo; los quiere demasiado.

Ella finalmente dijo:

“En realidad es bastante obediente. Su corazón a veces supera su entrenamiento de obediencia».

Deja un comentario