in

Perrito sin pelo encontrado en gasolinera se convierte en el más esponjoso

La ciudad de Bali suele estar llena de perros en las calles, muchos refugios y clínicas de la ciudad se esfuerzan por ayudarlos y salvar a tantos como les sea posible, pero la realidad es que no dan abasto y llegan a sentirse completamente abrumados. Es importante instruir a las personas a no ignorar a los animales heridos que se encuentran en las calles y ayudarlos de alguna forma.

Justamente esto mismo fue lo que un buen hombre llamado Aarón decidió hacer al ver a un perro sin pelaje herido, triste y solitario junto a la autopista. Gracias al buen corazón de este hombre, Homer como se llama el perro, ahora puede vivir una vida feliz en su nuevo hogar.

Gracias a la bondad de Aarón, el indefenso perro aprendió a confiar en las personas y a amar de nuevo; incluso venció a una terrible enfermedad y ahora es un chico feliz y esponjoso.

Aaron compartió en sus redes sociales:

“Nadie se detuvo por él. Lamento mucho traer esta historia. No me gusta tener que publicarlo porque me rompe el corazón, pero es la realidad aquí en Bali… Si eres escrupuloso, no sigas leyendo, pero te prometo que esto terminará lo mejor que pueda».

El hombre cuenta que mientras iba conduciendo por la calle vio al perro, simplemente sentado allí. Inmediatamente, Aaron decidió detenerse, desesperadamente preocupado pensando en que lo atropellara un auto si no ayudaba.

Él recuerda que pidió la ayuda de algunos locales de una tienda de llantas y lograron asustar al perro para que se hiciera a un lado de la carretera.

Aaron agregó:

“Tenía hambre, estaba deshidratado y obviamente sufría mucho dolor. Pensé que inicialmente solo tenía un problema en la piel, pero cuando me acerqué vi todos estos tumores, que parecía que todos habían estallado. El pobre chico debía estar sufriendo mucho. Me rompe el corazón saber que se le permitió ponerse así y que miles de humanos probablemente lo vieron antes que yo».

Aarón dijo que intentó convencerlo de que se acercara hasta él con comida, pero al principio el perro estaba asustado. Homer no mostró ninguna actitud agresiva en absoluto y, finalmente, a causa del agotamiento y el hambre, se acercó al hombre por alimento.

Él agregó:

“Pero no pude agarrarlo. Estaba tan asustado de los humanos. Miedo de que si se acercaba a mí probablemente lo lastimaría. Por supuesto, solo quería ayudarlo, así que estaba atrapado en una encrucijada sobre qué hacer. No podía dejarlo ahí. Me acerqué a @bawabali_official para preguntarle si podían ayudar a capturarlo y amablemente aceptaron ayudar».

Por suerte, el personal del centro de rescate logró atraparlo, Aaron estaba muy agradecido con BAWA. El perro recibió tratamiento veterinario inmediatamente y Aarón corrió con todos los gastos médicos.

Permaneció bajo el cuidado de Sunset Vet que era el mejor lugar en el que Homer pudiera estar. Los veterinarios descubrieron que tenía cáncer y necesitaba urgentemente recibir quimioterapia. Aaron estaba realmente preocupado por su vida.

Aaron no quería invadir el espacio personal del perro, por lo que pasaba algunas horas al día sentado al lado de su jaula, el hombre se esforzó por mostrarle a Homer que las personas pueden ser amables. Al paso de un par de días, Homer dejó que Aaron se acercara y se sentara a su lado en la jaula.

El valiente Homer demostró que era un gigante gentil con una personalidad dulce y amorosa. Después de tres meses, el cáncer que lo afectaba desapareció y finalmente a Homer le empezó a crecer de nuevo todo su pelaje blanco y esponjoso.

Un amigo de Aaron se acercó al conocer el caso del perro y le ofreció a Homer un hogar para siempre. Ahora se siente feliz, amado y realmente disfruta de su nueva vida. Homer ahora es un perro muy consentido, esponjoso y sorprendente, tiene grandes aventuras por vivir.

También te puede interesar:

Deja un comentario