in , ,

Perro gran danés de 70 kg se convierte en el mejor padre adoptivo de estos gatitos

Corbin es un gigantesco perro gran danés que se ha vuelto muy popular debido a que se convirtió en el mejor padre adoptivo de todos los tiempos. Aunque es un enorme perro de 70 kilogramos y su apariencia puede confundir a las personas, este amigable perrito es más feliz cuando está rodeado de gatitos y cachorros.

Como se dijo antes, debido a su gran tamaño, Corbin tiene una apariencia aterradora y amenazadora para algunas personas que lo conocen. Pero la realidad es que, Karen, su madre adoptiva, afirma que este perro no lastimaría ni a una mosca y es todo un amor.

Además, Corbin ha estado ayudando a criar a los gatitos que Karen rescata y acoge desde hace muchos años atrás.

Solo el hecho de saber que los gatitos que ayuda a cuidar apenas pesan media libra, casi 300 veces menos que Corbin, es simplemente increíble. Por lo que no cabe duda de que es un perro muy cuidadoso y cariñoso, el cual demuestra que es más feliz cuando está rodeado de sus amigos esponjosos.

Karen y su familia adoptaron a Corbin cuando tenía apenas 8 meses de edad y pesaba 50 kilogramos, ahora luego de casi 6 años es un perro adorable. Pero Karen afirma que al comienzo tenía miedo de que Corbin lastimara a un gatito, ya que es muy torpe por su tamaño. Debido a esto, la familia no permitía que se acercara a los gatitos, sabían que no les haría daño a propósito, pero podía suceder un accidente.

Además, su gran tamaño era algo que su familia debía tener en cuenta al estar cerca de los gatitos rescatados.

Karen comentó a Bored Panda:

«Era muy tímido, nervioso y le tenía miedo a mucha gente. Pero siempre amó a otros perros y gatos».

Un día, Corbin se acostó junto a Karen, como si estuviera pidiendo el favor de ver a los gatitos, así que ella le trajo uno. Corbin empujó con delicadeza al gatito con su nariz, sorprendiendo a Karen con lo amable y gentil que era con la pequeña gatita.

Luego de ese día, la familia decidió que Corbin sería de buena ayuda y se convirtió en el padre adoptivo oficial de la casa. Corbin ama a todos los gatitos y está feliz de poder estar cerca de ellos, definitivamente es el padre que le hacía falta para progresar.

Este gentil perro ha demostrado que no solo es grande en tamaño, sino que también tiene un gran corazón que le sirve para amar a todos. Sin duda, la relación entre Corbin y los gatitos demuestra una vez más, que los perros y los gatos pueden ser los mejores amigos.

Deja un comentario