in

Perro que nació sin cuello desafía todas las probabilidades y encuentra un hogar lleno de amor

Cooper es un adorable perro que vive con el síndrome de espina dorsal corta, una condición que afecta solo a unos cuantos perros en todo el mundo. Esto hace que su columna vertebral esté fusionada y comprimida, lo que le da su característica y llamativa apariencia. El encantador perro vive en Virginia junto a sus padres adoptivos, Elly y Andy Keegan.

Aparte de su condición, Cooper tuvo unos inicios de vida bastante complicadas, con solamente dos meses de edad fue encontrado cerca de un criadero de cachorros. No se sabe cómo un perrito como él sobrevivió a esta situación.

Cooper fue traslado a Secondhand Hounds, un centro de rescate de animales en Minnesota. Allí lo ayudaron a encontrar a su nueva familia, recibió tratamiento para los ácaros de las orejas, gusanos y una hernia, además lo apoyaron a superar los problemas que conlleva su condición.

 

 

Cooper es un perro feliz y no parece dejarse afectar por sus limitaciones físicas, corre y juega como cualquier otro chico travieso.

Elly, la madre adoptiva del perro,dijo:

“Tengo suerte de contar con el apoyo de Secondhand Hounds y el entorno adecuado para un perro con necesidades especiales. Eso no quiere decir que no tengamos incidencias. Unos meses después de su llegada, se cayó y se fracturó el cuello en cinco lugares”.

Elly cuenta que la columna vertebral de Cooper está fusionada a su cuello y la parte inferior de su cuerpo, lo que le causa algunas complicaciones para ir al baño.

Sin embargo, para su nueva familia tenerlo en casa como miembro de su hogar es realmente algo maravilloso, es un chico tierno y muy amoroso que merece tener esta segunda oportunidad y ser amado y cuidado.

 

 

Teri Woolard, coordinadora de Secondhand Hounds, comentó:

“Cooper es un ejemplo de que los perros con discapacidades tienen mucho amor para dar y son excelentes mascotas. Estamos muy felices de haber sido parte de su viaje”.

Aunque este encantador perro trata de llevar una vida normal, su madre adoptiva afirma que se presentan algunas complicaciones derivadas de sus limitaciones físicas. Hace un tiempo fue sometido a una cirugía para ayudarlo con sus funciones intestinales y también fue diagnosticado con una infección en los huesos llamada osteomielitis.

Elly añadió:

«Debido a que su columna vertebral está tan comprometida, era peligrosa, pero afortunadamente la controlamos con antibióticos».

 

 

Actualemente existen aproximadamente 30 perros en el mundo que padecen de esta condición, dos de ellos, incluyendo a Cooper, han sido atendidos por Secondhand Hounds, de acuerdo con la directora ejecutiva del refugio, Rachel Mairose.

Rachel añadió

“¡Cooper es un verdadero ejemplo de por qué hacemos lo que hacemos! En Secondhand Hounds amamos a los desvalidos, los quebrantados, los dejados de lado. Encontramos que estos son los animales que más devuelven con su confianza y su entusiasmo por la vida. ¡Coop no es una excepción!”.

Afortunadamente y gracias al apoyo de su familia y de Secondhand Hounds. Cooper ha superado cada peldaño y disfruta de una fantástica vida en compañía de su hermana Tuva.

Deja un comentario