in

Perro va al veterinario y piensa que solo estaba allí para los abrazos.

Kayleen Campbell es una técnica veterinaria en un hospital de urgencias para animales y a diario enfrenta situaciones complicados. Pero ella se asegura de encontrar un poco de alegría donde pueda, como en las travesuras de sus pacientes perrunos y felinos.

La mayoría de las mascotas que cuida Kayleen se encuentran en un estado vulnerable, pero también exigen cariño y atención como los demás. Lo que fue evidente cuando la llamaron para ayudar con una extracción de sangre durante un día agitado.

Kayleen comentó en Reddit:

«Tenemos que retener la vena yugular después de extraer sangre, pero esta dulce niña pensó que estaba allí solo para los abrazos. Es por eso que amo mi trabajo».

Como ella explicó, el cuello es un sitio preferido para que los veterinarios extraigan sangre rápidamente sin sacrificar las venas de las patitas delanteras, que pueden ser necesarias para los catéteres intravenosos. Pero, esta perrita mayor de unos 13 años aproximadamente, no entendía muy bien por qué ella la estaba abrazando tan de cerca, y tampoco parecía importarle.

Kayleen cpmentó a The Dodo:

«Retener la vena por lo general solo toma un corto período de tiempo, pero esta dulce niña se recostó en mí y pensó que solo estaba allí para brindarle amor y atención, algo que me alegró dar. No diría que esta es una reacción común sobre todo porque muchos perros no quieren quedarse quietos por un período prolongado de tiempo en un lugar donde están pasando tantas cosas».

La perrita amorosa distrajo a Kayleen el tiempo suficiente para que su compañero de trabajo tomara en secreto algunas fotos de la tierna escena. Pero este tipo de abrazo no fue de ninguna manera un incidente aislado, ya que Kayleen y sus compañeros siempre están felices de acurrucarse con cualquier animal que lo necesite.

Ella agregó:

«Por supuesto, algunos están nerviosos o asustados, en cuyo caso trato de ser lo más respetuoso posible con sus necesidades. Pero cuando veo perros amistosos, felices o gatos ronroneando, siempre hago tiempo para prestarles atención y amor».

Aunque acariciar a todos los animales que podría desear es genial, la mejor parte del trabajo de Kayleen es ayudar a sus pacientes a sentirse mejor.

Luego ella comentó

«Me encanta ser parte del proceso de diagnóstico para averiguar qué está pasando con una mascota enferma. Para que luego pueda ser parte del proceso de tratamiento para ponerlos en el camino de la recuperación».

A pesar de pasar sus días rodeada de animales, el placer de conocer a un nuevo paciente aún no ha desaparecido.

Kayleen finalmente dijo:

«Todavía me emociono irracionalmente cuando veo un gatito».

Deja un comentario