in

Perro y gato se aferran mutuamente hasta que ambos fueron rescatados.

Los perros y los gatos son las mascotas domésticas más adoradas a nivel mundial. Ambos tienen una personalidad sumamente opuesta: los perros son muy alegres, sociables y les encanta jugar con lo que se se cruce por su camino; en cambio los gatos son más reservados y misteriosos, suelen ser más perezosos y disfrutan jugar con bolas de estambre. Las diferencias entre ambos animales les hacen entrar en una lucha interminable.

Pero, algunas circunstancias de la vida provocan que hasta los más extremos rivales tengan que unir fuerzas y trabajar juntos en equipo para sobrevivir. Esto fue lo que sucedió cuando fueron encontrados un pequeño perro y un gatito acurrucados en medio de unos baños móviles de un parque de fútbol en Hampton, en Virginia.

Fue un transeúnte del parque quien los encontró y al quedar asombrado por la inusual escena, decidió tomar una foto y compartirla en una red social privada. Los amantes de los animales también quedaron asombrados al ver la fotografía y rápidamente acudieron hasta donde se hallaban estos indefensos animales.

Ambas criaturas se consolaban uno al otro y se protegían del intenso frío abrazándose, era evidente que necesitaban ayuda. No obstante, rescatarlos no sería nada fácil, puesto que el perro, un chihuahua de dos años , se negaba a separarse del gato.

Totalmente unido, el perro gruñía si nos acercábamos demasiado, así que notificamos a control animal y estamos esperándolos. Los estamos cuidando tres personas en este momento

expresó un vecino del lugar.

Finalmente ambos animales pudieron ser rescatados y fueron llevados a un refugio local. Los empleados del refugio publicaron la imagen de estos animales en el grupo de Facebook Lost & Found Pets de Hampton Roads para tratar de localizar a los dueños. Sin embargo, no tuvieron éxito y ambos tuvieron que permanecer en el lugar. Su lamentable situación conmocionó a Turkan Ertugrul, directora de Saver of Souls Pet Rescue porque temía que ellos fuesen separados.

En la mayoría de los refugios está prohibido mezclar a perros con gatos por motivos de seguridad y sabíamos que estarían separados. Su difícil situación me mantuvo despierta toda la noche, preocupada por cómo estaban el uno sin el otro

señaló Ertugrul.

Además de estar separados durante su estadía en el refugio animal, la mujer temía que no pudieran ser adoptados por una familia juntos y que sufrirán su separación de por vida.

La mayoría de los refugios no pueden imponer que las parejas sean adoptadas juntas. Ellos están para salvar vidas y aferrarse a que un par sea adoptado puede tardar mucho tiempo y podría poner en peligro la vida de otros animales

Por todo ello, la mujer decidió asumir el cargo de los animales, destinó una habitación para que ambos pudieran estar juntos y posteriormente encontrarles un hogar permanente. El perro chihuahua fue llamado Gómez y la pequeña gata Morticia. Actualmente, se encuentran en un hogar de acogida temporal y cuando estén esterilizados comenzarán a buscarles una familia en la que puedan estar juntos para siempre.

También te puede interesar:

Deja un comentario