in

Pitbull adora a su pequeña compañera felina y comparten gratos momentos

Bubba, es un pitbull que fue rescatado hace 6 años de un refugio en Phoenix – Arizona, cuando apenas tenía 3 meses. Su adoptante, Rebecca Pizzello en aquel entonces vivía con su compañera de cuarto que estaba cuidando una camada de gatitos y es así como nace la obsesión de Bubba por los pequeños felinos, simplemente hizo click con ellos y demostró que es posible la amistad entre gatos y perros.

amistad entre gatos y perros es posible

Su historia

Luego de 6 años de espera, Rebecca lo sorprendió con su propio gatito al que llamo Rue. Ella también sacó al pequeño gatito de un refugio. «El hecho de que Bubba y Rue tengan colores idénticos aún me sorprende” refirió su dueña, “Sabía que Bubba se llenaría de alegría en el momento en que entráramos por la puerta y así sucedió».

Bubba y Rue la amistad de un gatita y un pitbull

Después de solo unas pocas horas en su nuevo hogar, el gatito se durmió en Bubba. «Creo que Rue cree que Bubba es su madre y a Bubba eso le encanta».

gatita adptada  y perro se hacen amigos

Bubba la baña como a un bebé y se acurruca cerca de ella para que se sienta cómoda.

gatita adoptada y pitbull se hacen amigos

Bubba tiene un cariño infinito por los gatos. Literalmente los adora; Rebecca también espera corregir los conceptos erróneos de que los pitbulls son una raza peligrosa debido a su mala reputación y todo es por razones equivocadas. La raza es tan leal a sus dueños, que obedecen lo que se les enseña o entrena para hacer. En muchos casos horribles, hay propietarios que entrenarán a sus pitbull para luchar o ser agresivos. El perro piensa que están haciendo lo correcto, simplemente porque están programados para hacerlo.

“Bubba es un claro ejemplo de un cachorro dulce, suave y amoroso, ha sido el tipo más suave desde el día en que lo conseguí. Es realmente increíble «, dijo Rebecca.

Rebecca piensa que Rue cree que Bubba es su madre. “Él supo de inmediato lo delicada que era y tenía que ser amable. Después de unas pocas horas de ajuste, Rue no tuvo problemas para subirse al cuerpo dormido de Bubba y se quedó dormida. Se conectaron instantáneamente y ahora son inseparables”.

Esto demuestra que los gatos y los perros si pueden ser amigos .

También puede interesarte: Manny, el gato selfie que es la sensación del momento

la amistad entre gatos y perros una gatita adoptada y un pitbull

Si quieres conocer más de esta amistad entre gatos y perros, visita su Instagram, donde publican sus aventuras juntos.

Deja un comentario