in

Pitbull rescatado corre emocionada por primera en su propio jardín.

Mia es una amorosa y adorable perrita pitbull rescatada, que fue encontrada deambulando por las calles de Akron, Ohio (Estados Unidos) hace ya un tiempo. Fue encontrada muy enferma, y una buena persona la llevó a un veterinario de emergencia. Tiempo después fue acogida por un grupo de rescate y al fin adoptada por su actual familia en enero de 2020.

La actividad favorita de la adorable Mia es holgazanear junto a su familia, claro que también le gusta correr. Por lo general ella es una perrita muy juguetona y un poco lenta que ha vivido una agradable y dulce vida desde que está junto a su familia.

Taylor Clapp, la madre de Mia comentó a The Dodo:

“En realidad, es bastante vaga la mayor parte del tiempo, pero cuando quiere jugar, por lo general obtiene una pequeña explosión de energía una o dos veces al día. Es muy cariñosa y tonta y su juego favorito es el tira y afloja».

A la encantadora pitbull le gusta jugar al aire libre, pero en un comienzo el patio de su casa no estaba cercado, por lo que siempre estaba atada cuando salían. Su familia no sabía de donde venía Mia y si había tenido un patio libre para correr, sus padres decidieron darle uno, y se apresuraron a construir una cerca para su patio y así darle esta libertad a su querida Mia.

Taylor agrega:

“La tuvimos durante cinco meses antes de que termináramos de construir nuestra cerca y ella jugaba con el perro vecino en su patio cercado. También la dejábamos correr en el patio trasero con una correa larga y tiraba de ella la mayor parte del tiempo».

Cuando la cerca estuvo completa, su familia emocionada decidió mostrarle a Mia su nuevo espacio de juego, y tan pronto pudo salir sin correa enloqueció de felicidad, corría alegremente por todo el lugar.

La madre de Mia dijo:

«Estaba tan emocionada que no pudo soportarlo. Me aseguré de grabarlo en video porque ella tiene muchas carreras adentro y sabíamos que se asustaría cuando pudiera correr en su propio patio trasero. Nos vio construir la cerca durante dos meses y creo que sabía que era para ella».

Finalmente Mia tenía su patio propio, donde correr y jugar libremente. Si bien, disfruta de hacer pereza en el interior de su hogar, está muy feliz de tener su espacio para corretear y disfrutar el césped fresco y el sol.

Taylor finalmente añadió:

“Corrió y jugó en su jardín durante una hora más o menos y lo disfrutó muchísimo durante el resto del verano. Le gusta la nieve, pero no le gusta mucho el frío, así que da una vuelta por el patio cada vez que está afuera y luego vuelve a entrar».

Deja un comentario