in ,

¿Por qué no se le debería de quitar las uñas de los gatos?: Oniquectomia

El corte de las uñas de los gatos está prohibido en muchos países, los estudios científicos confirman las devastadoras consecuencias de esta práctica sobre la salud del animal. A parte que también existen prácticas en que los dueños operan a sus gatos para que se queden sin uñas y no rasguen los muebles o rasguñen a las personas. Esta práctica se llama oniquectomía.

¿Qué es La oniquectomía o desungulación en gatos?

La oniquectomía también llamada desungulación, consiste en extirpar las garras de un animal mediante la amputación total o parcial de las falanges distales o huesos terminales, de los dedos del animal.

La oniquectomía o desungulación en gatos es una intervención quirúrgica que quita las uñas en los gatos y lo cual genera mucho dilema. Es realizada bajo anestesia general, que tiene como objetivo la amputación de la última falange de los dedos. Al contrario de lo que muchas personas piensan, esta cirugía no extrae solo las uñas del gato, sino que también conlleva a una mutilación de sus patas. No se trata de una extracción quirúrgica, sino de una mutilación que extirpa no solo las garras, sino también la parte ósea y articular, los nervios y los vasos sanguíneos que integran los dedos de los felinos.

Procedimiento cruel e innecesario

 

“A los gatos no solo les quitan las uñas sino las falanges. Este procedimiento es muy cruel y les produce un gran dolor”

Al hacer esto, no se está permitiendo una conducta natural y se pueden hacer daños en su comportamiento. En el caso de los gatos, parte de su comportamiento es su territorialidad. Con sus glándulas expelen feromonas cuando lo necesitan.
Ellos, con sus uñas, están marcando su territorio y esto es muy importante para su ciclo vital. Es por eso se les debe poner rascadores y elementos que puedan arañar pero que no dañen.

 

 

El veterinario Daniel Bohórquez dice que  esta práctica es innecesaria y cruel. “El animal puede infectarse, o causar otras complicaciones. Retirar las garras en los gatos es quitarles parte de su ser. La esencia de un felino son sus garras y dientes. Es quitarle la mitad de su ser, ellos necesitan sus uñas para sentirse seguros, para trepar, para defenderse, para ser felinos”, concluye el experto.

¿Es recomendable proceder a la oniquectomía o desungulación en gatos?

Esta práctica para extraer las uñas de los felinos no es recomendable, ya que puede derivar en efectos adversos tales como hemorragias, dolor crónico, ansiedad o problemas de comportamiento, entre otras consecuencias de la desungulación en gatos. Y llegados a este punto, nos cercioramos de que esta operación para quitar las uñas de un gato no es buena, sino que es perjudicial para la salud y bienestar del felino.

El procedimiento realizado durante la desungulación implica los mismos riesgos que cualquier otra intervención quirúrgica llevada a cabo bajo anestesia general. Además, se trata de una mutilación completamente innecesaria que no solo conlleva a una recuperación incómoda y dolorosa, sino que también impacta negativamente en los gatos a nivel físico y emocional.

Consecuencias para la salud de un gato desungulado

  • Un gato desungulado se ve privado de sus herramientas naturales para desenvolverse en el día a día y poder defenderse.
  • Tampoco puede caminar de forma correcta, ni jugar, rascarse o marcar el territorio con sus garras.
  • En estado salvaje, resultaría prácticamente imposible que un felino sobreviviera sin sus uñas, ya que las utilizan para cazar y alimentarse, defenderse y escaparse de posibles depredadores, escarbar la tierra, estirar su cuerpo, y escalar en superficies verticales, ya sea para escapar, alcanzar una presa o simplemente descansar en un lugar alto y seguro.
  • Suele desarrollar serios problemas de comportamiento con la ansiedad y la agresividad.
  • Al amputar su falange y sus uñas, estarás privando a tu gato de desarrollar plenamente su cuerpo y su mente, limitando en consecuencia el ejercicio de su creatividad e inteligencia.
  • Más allá de disfrutar de su rutina hogareña, los gatos mantienen sus instintos y necesitan expresarse libremente para llevar una vida sana y feliz.
  • Tras la desungulación, muchos felinos recaen en una rutina sedentaria, ya que no pueden arañar o trepar, además de verse incapacitados para moverse, correr y saltar con la misma seguridad y equilibrio, gracias a la ausencia de sus garras.
  • El sedentarismo en los gatos trae consecuencia muy negativa para su salud física y mental. En principio, un felino que no hace ejercicios físicos regularmente puede subir de peso rápidamente, quedando más vulnerable a los riesgos y enfermedades asociadas a la obesidad en gatos.

Según el GEMFE (Grupo de Especialidad de Medicina Felina de AVEPA), la desungulación, hoy por hoy, no se practica en muchos países, ya que se trata  de una cirugía que “implica mucho dolor y ningún beneficio para el animal«.

Deja un comentario