in

¿Por qué los gatos no deberían comer ratones?

A lo largo de la historia, las personas han usado  gatos para mantener alejados a los roedores. Aunque la prevención de parásitos puede ser una buena ventaja de tener un gato, nunca debe ser la razón principal por la que se obtiene un gato.

Los gatos son mascotas domesticadas que necesitan entornos domésticos seguros y estables. Y los roedores pueden presentar riesgos significativos para la salud  tanto de los gatos como de los humanos.

A los gatos les encanta cazar y con alguna frecuencia traerán a casa lo que capturan. A veces se comen a sus presas, mientras que otras veces lo dejan como un «regalo» para ti. Pero la ingesta de estos roedores puede suponer la transmisión de enfermedades.

En este artículo de TGC, hemos recopilado  información de las enfermedades que las ratas trasmiten a los gatos y algunas recomendaciones para prevenirlas:

Enfermedades que transmiten las ratas a los gatos:

  • Toxoplasmosis 

La toxoplasmosis es una de las enfermedades parasitarias más comunes en los gatos.

La toxoplasmosis puede afectar a muchos animales, incluidos los humanos. Los gatos infectados con toxoplasmosis a menudo no muestran síntomas. En casos raros, los gatos desarrollarán letargo, problemas gastrointestinales o incluso problemas respiratorios.

Los humanos pueden contraer la toxoplasmosis después de comer carne contaminada o ingerir accidentalmente los quistes microscópicos. Esto puede ocurrir después de manejar la arena para gatos.

Los síntomas de la toxoplasmosis en humanos incluyen fiebre, dolor de cabeza, letargo y dolor muscular. La toxoplasmosis en realidad no causa síntomas en los humanos. Sin embargo, puede causar complicaciones graves para mujeres embarazadas y personas con sistemas inmunitarios debilitados.

  • Parásitos intestinales en los gatos 

Muchos roedores están infectados con parásitos intestinales comunes como los gusanos redondos. Los parásitos intestinales pueden causar diarrea, vómitos y pérdida de peso. Algunos parásitos intestinales pueden transmitirse a otras mascotas en el hogar.

Se recomienda realizar pruebas fecales de rutina para verificar la presencia de parásitos intestinales.

Te puede interesar: Aprende como debes prevenir, los nematodos en gatos.

  • Peste 

Las ratas pueden contraer la bacteria Yersinia pestis, que es el agente responsable de la peste. Los gatos se infectan cuando ingieren ratas que la portan, mientras que los humanos se contagian tras la picadura de pulgas procedentes de las ratas infectadas.

Gatos infectados con Yersinia pestis Puede experimentar letargo, depresión, pérdida de apetito, vómitos, diarrea, tos, dolor muscular y fiebre.

  • Leptospirosis 

Algunos roedores portan una bacteria llamada leptospira. Aunque la leptospirosis es rara en los gatos, los humanos son muy susceptibles a la enfermedad. Su gato puede traer un roedor infectado, exponiéndolo a usted u otras mascotas a la enfermedad.

La leptospira en los gatos, tras diseminarse a través de la sangre, se suele dirigir con mayor frecuencia al riñón, provocando síntomas leves, aunque, si se produce una inflamación hepática y renal, hay estudios que han relacionado la leptospirosis felina con la enfermedad renal crónica.

  • Hantavirus 

Se conocen varios tipos de roedores que portan hantavirus. Los gatos pueden infectarse con el hantavirus pero no mostrarán síntomas, por lo tanto, el virus no es peligroso para ellos.

Sin embargo, los humanos pueden estar expuestos a través del contacto con roedores infectados.

El contagio se produce a través de polvo contaminado con sus excrementos o mediante su saliva, orina y heces. El hantavirus en los humanos causa dos formas clínicas, que son la fiebre hemorrágica con síndrome renal y el síndrome pulmonar por hantavirus, potencialmente grave.

  • Tularemia 

Los roedores como las ratas pueden actuar como reservorios de la bacteria Francisella tularensiscontagiando a los gatos y causándoles signos clínicos como fiebre, deshidratación, anorexia, secreción ocular y nasal, aumento del tamaño del hígado, dolor muscular y ulceras en la lengua y paladar.

  • Intoxicación por raticidas 

Si su gato come todo o parte de un roedor que ha ingerido veneno para ratas, su gato también puede envenenarse. El raticida es altamente tóxico para los gatos

Recomendaciones:

  • Evitar que tu gato salga al exterior, ni este en contacto con ratas.
  • Si tu gato trae un roedor muerto, es mejor quitarlo para que no lo coma.
  • Siempre use guantes cuando maneje roedores. Como una capa adicional de protección contra el hantavirus, también se recomienda una máscara.
  • Es importante que vigile a su gato de cerca durante varios días si ha tenido contacto cercano con alguna rata.
  • Si su gato es un cazador de roedores regular, es posible que deba visitar al veterinario con más frecuencia para detectar enfermedades y parásitos.
  • Todos los gatos deben estar en prevención de pulgas durante todo el año, pero esto es aún más importante si se sabe que su gato atrapa presas. Considere la prevención de garrapatas también.
  • Evite el uso de rodenticidas en su casa. Esto puede reducir el riesgo de exposición al veneno para ratas.
  • Los juguetes y juegos pueden ayudar a su gato a satisfacer sus necesidades de caza sin necesidad de atrapar presas vivas.
  • Lleva a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar

También te puede interesar:

Deja un comentario