in

¿Pueden las gatas esterilizadas pueden tener relaciones?

Hay ciertos comportamientos en las gatas que pueden hacer pensar que sus gatas esterilizadas están en celo pero surge la duda de si es posible que tengan relaciones con otros félidos

En este artículo de Tu Gato Curioso  vamos a explicar si una gata esterilizada puede tener relaciones o no, si puede quedar preñada. Una información imprescindible a tener en cuenta por cualquier cuidador.

¿Por qué esterilizar a una gata?

La esterilización de la gata evita que marque la casa durante su celo, a la vez que reduce el riesgo de que padezca cáncer de mama o en el útero.

Cuando decidimos esterilizar a nuestra gata, lo habitual es que el veterinario practique una pequeña incisión abdominal por la que extraer los ovarios y el útero, aunque algunos veterinarios optan por extirpar solo los ovarios. En cualquier caso, la gata no vuelve a entrar en celo y, como solo durante ese período manifiesta interés por la cópula, la respuesta a si una gata esterilizada puede tener relaciones es NO.

Cuando se extraen los órganos sexuales de los felinos, las conductas típicas del celo desaparecen casi en su totalidad.

¿Una gata esterilizada puede quedar preñada?

Una gata esterilizada no va a entrar en celo, no será fértil, no atraerá a los machos y, por lo tanto, si tenemos dudas de si una gata castrada puede tener relaciones y quedar preñada, la respuesta es que no. Sin ovarios y sin útero no tiene lugar el ciclo sexual, por lo tanto, la gestación es imposible.

¿Una gata esterilizada puede entrar en celo?

Una gata esterilizada no puede tener relaciones, no puede aparearse, porque esto solo tiene lugar cuando la gata está en su momento de fertilidad, que no va a existir sin ovarios. Pero sí existe una circunstancia en la que, aún esterilizada, la gata podría manifestar síntomas de celo, es decir, maullidos insistentes y agudos, frotamientos contra todo tipo de objetos o personas, exposición de los genitales, etc. Se trata del resto ovárico, lo que quiere decir que ha quedado algún fragmento de tejido de los ovarios en el cuerpo de la gata y que este ha sido capaz de desencadenar la estimulación hormonal suficiente como para que la gata entre en celo.

Si observamos síntomas compatibles con el celo debemos acudir al veterinario. Hay que intentar localizar el resto ovárico y extraerlo. Este problema sucede en pocas ocasiones y, en estos casos, una gata esterilizada puede aparearse pero, evidentemente, sin útero, no quedará preñada.

Deja un comentario